martes. 16.07.2024

El consumo de aceite de oliva ha descendido hasta un 20% en el último año móvil hasta noviembre debido principalmente a la subida de su precio a máximos históricos, según los últimos datos de varias consultoras facilitados a EFE.

De acuerdo con Circana, la demanda de aceite de oliva ha disminuido el 19,8% entre diciembre de 2022 y noviembre de 2023 en comparación con el año móvil anterior, con unas ventas de 228,4 millones de litros.

La caída ha sido más pronunciada entre los aceites de oliva virgen extra, donde el consumo se ha reducido el 23,1%, frente al 13,6% de incremento de ventas en la categoría virgen.

El consumo de otros aceites se ha elevado el 5,5% en el último año hasta noviembre pasado, con 181 millones de litros en ventas, liderados por los 168,8 millones de litros de aceite de girasol, el 3,4% más.

En total, se han vendido 410 millones de litros de aceite, lo que supone un descenso del 10,5 %, por valor de 1.806,9 millones de euros, el 17 % más, debido especialmente al alza de los precios del aceite de oliva.

De hecho, la facturación en el aceite de oliva se ha incrementado el 26,8% entre diciembre de 2022 y noviembre de 2023, con 1.442,2 millones de euros, y la del resto de aceites ha disminuido el 10,3%, con 364,6 millones de euros, ante la bajada de su precio, según Circana.

Los últimos datos de la consultora Nielsen IQ para ese mismo año móvil hasta noviembre reflejan una caída del 13,1% en el consumo de aceite de oliva, con ventas de 127,2 millones de litros, y un aumento de su valor en un 26,3%, hasta los 749 millones de euros.

El aceite de oliva virgen extra ha sido también la categoría en la que más se ha resentido el consumo, un 16,5% menos, mientras que destacan el aumento de la demanda de aceite de orujo del 40,4% (con 7,3 millones de litros) y, entre los demás aceites vegetales, el del aceite de girasol en un 10,4%, con 188,5 millones de litros.

En total, el consumo de aceite de España ha retrocedido el 4,8% en los doce meses anteriores hasta noviembre, con 450,3 millones de litros vendidos, y su valor se ha elevado el 16,8%, hasta los 1.995 millones de euros, según Nielsen IQ.

Alto precio del aceite de oliva pese a tener menos IVA

El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha dado a conocer este viernes los últimos datos del Índice de Precios de Consumo (IPC), entre los que figura la subida del precio del aceite de oliva en un 54,6% a cierre de 2023 respecto a diciembre de 2022, lo que se explica por la caída de la producción como consecuencia de la sequía.

El aceite de oliva es uno de los productos básicos a los que se redujo el IVA en enero de 2023, concretamente del 10% al 5%, una medida que ha sido prorrogada hasta junio de 2024, después de que esta semana saliera adelante en el Congreso de los Diputados el último decreto de medidas anticrisis que la incluía.

Esto ha sido posible gracias al acuerdo alcanzado entre Junts y el PSOE, que establece también la consideración del aceite de oliva como un alimento esencial, de forma que también se podrá beneficiar de la supresión del IVA que ya se aplica a otros alimentos básicos.

No obstante, este punto debe incluirse durante la tramitación del decreto como proyecto de ley, por lo que probablemente tardará unos meses en hacerse efectivo.

La industria oleícola ha dado la bienvenida a la medida por ser positiva para los consumidores y ha expresado su interés en que esta ayude a recuperar parte del consumo perdido.

El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, mostró su confianza en que la supresión del IVA al aceite de oliva contribuya a moderar su alto coste, mientras que las patronales de distribución también aplaudieron la medida. 

El consumo de aceite de oliva se desploma un 20% en un año