martes. 16.07.2024

La inversión hotelera en España registró 4.248 millones de euros en 2023 y lideró el ranking europeo por delante de otros protagonistas habituales como el Reino Unido, Alemania y Francia, según un informe de la consultora Colliers.

Para España, este es su segundo mejor registro histórico de inversión (considerando hoteles en funcionamiento, inmuebles para reconversión en hotel y suelo para uso hotelero), tras superar en 2018 los 4.800 millones de euros.

Durante 2023, el volumen de inversión creció un 29,5% comparado con 2022, cuando se registraron 3.279 millones de euros.

Los datos de Colliers muestran que España también alcanzó las primeras posiciones del podio mundial, por detrás de Estados Unidos, que logró una inversión en este sector de alrededor de 23.000 millones de dólares en 2023.

De vuelta al territorio nacional, el pasado año se transaccionaron 171 hoteles y 21.748 habitaciones, en comparación con los 133 hoteles y 17.754 habitaciones del año anterior.

Además, se realizaron 34 operaciones sobre suelos para desarrollo de hoteles e inmuebles para reconversión a hotel.

Los inversores mantuvieron una preferencia por los activos vacacionales, concentrando el 65% del volumen invertido en el total del año.

En el segmento vacacional, destacó Canarias al aglutinar 39 operaciones por un valor de 1.175 millones de euros, que supone un 28% del total invertido; le sigue Baleares con 39 operaciones con una suma de 796 millones. Además, ambos archipiélagos participaron en una "megaoperación" entre GIC y Hi Partners con 27 activos en Canarias y 19 en Baleares, apunta Colliers.

La inversión hotelera en el segmento urbano estuvo protagonizada por la capital madrileña con 21 operaciones por valor de más de 600 millones de euros, que supone el 14% del volumen total invertido en España.

Barcelona también mostró signos positivos de crecimiento al duplicar el volumen de inversión comparado con 2022 y anotando 11 operaciones por 582 millones de euros, de las cuales el informe resalta la compra del Mandarin Oriental por parte del fondo saudí Olayan, así como la adquisición del Hotel Sofía por Blasson y AXA IM.

La provincia de Málaga también cosechó un buen ejercicio, con un volumen de inversión de 560 millones por su foco en activos vacacionales de la Costal del Sol.

Por otra parte, los precios medios por habitación de los hoteles transaccionados se han incrementado hasta los 182.900 euros (un 8,4% más que en 2022), impulsados por la venta de numerosos activos "prime", explica Colliers. En los casos de El Mandarin Oriental de Barcelona y el Autograph Collection Palacio del Retiro en Madrid superaron el millón de euros por habitación.

Un 75% del capital invertido es extranjero, según Colliers, aunque señala el papel dinamizador de los inversores nacionales que abarcaron 81 de las 107 (76%) transacciones cerradas, por un valor de 1.061 millones. Entre ellos destacaron inversores como Banca March, Meridia Capital, Gestamp, Guidebridge, Magic Costa Blanca o Grupotel.

Entre las transacciones globales realizadas, sobresale la operación con 60 activos (incluyendo tres suelos para desarrollo hotelero) y 6.535 habitaciones por parte del fondo soberano de Singapur GIC a través de la toma de participación del 35% en Hi Partners, vehículo de inversión hotelera de Blackstone.

También la adquisición de ADIA y Meliá de 17 hoteles y 2.584 habitaciones de la cartera Equity Inmuebles, y la venta del complejo Marina d'Or a un consorcio conformado por Magic Costa Blanca y Grupo Fuertes.

UN 2024 DINÁMICO

Durante 2024, la inversión hotelera en España superará la barrera de los 2.000 millones de euros como viene sucediendo desde 2015, dice Colliers.

Asimismo, el aumento de interés por el segmento vacacional y la necesidad de rotación de activos de los inversores, además de los cambios generacionales de cadenas españolas medianas y pequeñas provocará que este año sea "muy dinámico", señala la consultora.

España lidera la inversión hotelera en Europa: 4.248 M€ en 2023