martes. 04.10.2022
COOPERATIVAS

La producción de aceite de oliva perderá cerca de un 40% en la próxima cosecha

Los costes se han multiplicado por cuatro en el último año y eso repercutirá directamente en las almazaras que concentran la mayor parte del coste energético en los meses de entrega de la aceituna.
1523530913096AlmazaraMontefrioEstandar
Los costes se han multiplicado por cuatro en el último año.

El consejo sectorial de Aceite de Cooperativas Agro-alimentarias de España ha calculado que la producción de aceite de oliva será de 900.000 toneladas en la próxima cosecha 2022/2023 que arrancará en octubre, cerca de un 40% menos que la previsión para la campaña actual.

Las cooperativas han puntualizado en un comunicado que se alcanzarán esas 900.000 toneladas "siempre y cuando el otoño sea normal en precipitaciones, dado que, si se mantiene la sequía y las altas temperaturas, la producción se situará por debajo de esta cifra".

Por otro lado, han informado de que las salidas al mercado de aceite acumuladas durante esta campaña (hasta el mes de agosto) son de 1,5 millones de toneladas, lo que supone "un récord absoluto de comercialización".

Los representantes de las cooperativas oleícolas han analizado también las repercusiones del incremento del precio de los insumos y de la energía.

Los costes se han multiplicado por cuatro en el último año y eso repercutirá directamente en las almazaras que concentran la mayor parte del coste energético en los meses de entrega de la aceituna, de octubre a enero fundamentalmente.

Con una cosecha "muy escasa", el aumento de los gastos absolutos energéticos y de elaboración se repercuten sobre una menor producción y, por tanto, el coste unitario por kilo de aceite producido se incrementa "notablemente".

Igualmente, el consejo sectorial ha analizado con preocupación el problema de las plantas extractoras de orujo con cogeneración, a las que las pérdidas económicas provocadas por el incremento de los costes de la energía y la situación de volatilidad del mercado gasístico y energético les han obligado a paralizar el proceso de secado.

Por este motivo, es "imposible" procesar el alperujo pendiente de la campaña pasada y, por tanto, se encuentran con espacio limitado en las balsas de almacenamiento para acoger el que se producirá en la campaña que se inicia el mes que viene.

De no producirse una solución "rápida" por parte del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, "podría paralizarse en algún momento" de la nueva campaña la producción de aceite de oliva en las almazaras, "ante la imposibilidad de dar salida al subproducto que generan". 

La producción de aceite de oliva perderá cerca de un 40% en la próxima cosecha
Comentarios