lunes. 15.07.2024

El año pasado 25.561 empresas de la Región, un 28% del total, requirieron financiación. Si se tiene en cuenta el tipo de compañía por número de empleados, los que más la necesitaron fueron los autónomos y las empresas de hasta cinco trabajadores.

Para poder hacer frente a esa necesidad, las empresas recurrieron a diferentes instrumentos financieros. En concreto, el 29% utilizó créditos a proveedores, el 27% préstamos bancarios y el 23% líneas de crédito o descuento bancario. A esto les siguen los créditos ICO (15%), el confirming (15%) y los avales y otro tipo de elementos ofrecidos por las sociedades de garantía recíproca como Aválam (8%). Una vez que reciben esta financiación, las compañías la destinan a diferentes áreas. En este sentido, el 47% lo invierte en circulante, el 43% en equipos productivos y el 27% en inmuebles. 

El interés de las empresas murcianas por los recursos que puede ofrecerles Aválam está, además, acreditado por las cifras del año pasado. La sociedad de garantía recíproca (SGR) de la Región de Murcia inyectó en 2023 financiación por valor de 50 millones de euros a pymes y autónomos de toda la Comunidad a través de 402 avales formalizados, 38 más que en 2022. A nivel nacional, las 18 SGR de España aportaron 2.572 millones de euros, lo que es un 13% más que el año anterior, gracias a los 23.598 avales formalizados. Para este 2024 las SGR prevén facilitar un total de 2.775 millones de euros y seguirán teniendo un papel fundamental en la canalización de los fondos Next Generation EU.

El director general de la entidad, Luis Martínez de Salas, ha destacado el interés de las empresas de la Comunidad Autónoma por los servicios de Aválam, “imprescindibles para seguir ayudando al tejido productivo y fomentar el crecimiento económico y la creación de empleo en la Región de Murcia”. 
Más facturación, pero menos beneficios.

La evolución de las pymes en el periodo 2022-2023 refleja que el 42% de empresas ha mantenido su facturación, el 30% la ha aumentado y el 28% ha decrecido. Pese a que los datos son positivos, el balance final cambia si se habla de beneficios. En concreto, el 52% ha vivido una reducción de estos y el 28% los ha mantenido, frente al 20% que los ha conseguido aumentar. En esta reducción de beneficios ha influido considerablemente los gastos financieros, que se han incrementado para un 52% de empresas.

Los gastos financieros son precisamente uno de los aspectos que se consiguen mejorar a través de las acciones de Aválam, que también ajusta los plazos a las necesidades reales de financiación de autónomos y pequeñas y medianas empresas.

Más de 25.000 empresas regionales requirieron financiación el pasado año