miércoles. 24.04.2024

Banco Sabadell cerró 2023 con una ganancia de 1.332 millones de euros, un resultado que supone el mejor en la historia de la entidad y un 55,1% más que en 2022, impulsado por factores como la subida de tipos.

El banco, que este jueves ha dado a conocer las cuentas de 2023, nunca había superado hasta ahora en un ejercicio la barrera de los 1.000 millones de euros, ya que su récord de beneficio eran los 908 millones obtenidos en 2006, en plena burbuja inmobiliaria.

Según ha detallado a la CNMV, el supervisor bursátil, el incremento del margen de intereses, que ascendió a 4.723 millones, un 24,3% más que en 2022, así como la reducción del volumen de provisiones por la mejora de la calidad del crédito favorecieron este resultado, dado que ambos factores compensaron las menores comisiones de clientes y el aumento de la factura fiscal.

Si bien el margen de intereses, es decir, la diferencia entre la rentabilidad del activo, como los créditos concedidos, y los intereses pagados por el banco, repuntó ese 24%, las comisiones netas cayeron un 7%, hasta los 1.386 millones.

Así pues, los ingresos del negocio bancario, que son la suma del margen de intereses y de las comisiones netas, alcanzaron los 6.109 millones de euros en 2023, un 15,5% más en términos interanuales, mientras que el margen bruto sumó 5.862 millones, un 13,2% más.

Los costes recurrentes se elevaron a 2.982 millones, lo que representa un incremento del 3,5% interanual, aunque la ratio de eficiencia siguió mejorando y se situó en el 42,6%.

Asimismo, el margen de clientes continuó con su tendencia alcista y al término del ejercicio se colocó en el 2,99%, tras registrar un crecimiento de 46 puntos básicos en 2023.

Más crédito al consumo y a empresas pero menos hipotecas

En línea con la tendencia del sector, la concesión de hipotecas sumó 3.764 millones, un 34% menos que en 2022, por el alza de los tipos de interés.

En cambio, la nueva producción de crédito a empresas, es decir, la financiación a medio y largo plazo, ascendió a 11.716 millones de euros, un 7% más, y las líneas de crédito (circulante) aumentaron un 1% respecto a 2022.

Asimismo, la concesión de crédito al consumo evidenció su buena dinámica y creció un 25% en España, hasta los 2.102 millones.

El crédito vivo de Banco Sabadell cerró el año con un saldo de 149.798 millones de euros, lo que representa una caída interanual del 4,1%.

La rentabilidad se eleva al 11,5%

El llamado RoTE, es decir, la rentabilidad financiera sobre el capital tangible, se elevó hasta el 11,5% al cierre de 2023, frente al 7,8% que presentaba al acabar 2022.

También se incrementó sustancialmente la ratio de capital CET1 'fully-loaded' -que mide la solvencia incorporando todas las exigencias del regulador- hasta el 13,21%, 67 puntos básicos más que en 2022.

En cuanto a 2024, el banco prevé mantener la rentabilidad por encima de ese umbral del 11,5% y el capital en niveles superiores al 13%, al tiempo que espera que el margen de intereses continúe su tendencia alcista.

Morosidad contenida

En cuanto a la ratio de morosidad, continúa contenida y el banco cerró el año con una mora del 3,52%, ligeramente superior a la de 2022, que entonces era del 3,41% pero inferior a la de 2021, que fue del 3,65%.

Los activos problemáticos bajaron durante el año en 223 millones de euros, hasta cerrar con un saldo de 6.748 millones, de los que 5.777 millones son préstamos dudosos y 971 millones son activos adjudicados.

TSB aporta 195 millones al grupo

En cuanto a la filial británica, TSB, cerró el año con un beneficio de 175 millones de libras (205,2 millones de euros), un 70,9% superiores a los de 2022, con lo que TSB aportó 195 millones de euros al beneficio del grupo Banco Sabadell.

La filial británica incrementó un 3,9% su margen recurrente en la comparativa interanual, hasta los 361 millones de libras (423,3 millones de euros), mientras que el margen de intereses se elevó un 4,1%, hasta los 1.022 millones de libras (1.198,6 millones de euros), debido al entorno de mayores tipos de interés.

Banco Sabadell ha precisado también que TSB ha iniciado "un plan de mejora de la eficiencia para reducir costes y enfocarse así en la aceleración de su actividad principal, la vinculada a la comercialización de hipotecas, en la que ha estado históricamente especializada".

Tras cumplir con los objetivos del plan que presentó en 2021, el banco se propone en 2024 aumentar la base de clientes particulares y empresas, y hacer que tengan en Banco Sabadell su entidad principal, así como seguir reduciendo el coste de riesgo con un nuevo modelo de relación.

El grupo cerró 2023 con un total de 19.316 empleados, 421 menos que el año anterior, mientras que su red de oficinas suma 1.420, 41 menos que en 2022.

Banco Sabadell gana 1.332 millones en 2023 y bate récord de resultados