miércoles. 24.04.2024

Tras un largo recorrido durante más de veinticinco años de inicial fusión y de extraordinaria litigiosidad entre varios grupos familiares, la conocida empresa porcina murciana DHESA, que fue propietaria de granjas por toda la Región de Murcia, y también en Granada, Alicante y Albacete, tras superar un concurso de acreedores y de conseguir recientemente la aprobación del cumplimiento de su Convenio de Acreedores, ha llevado a cabo un proceso inverso de escisión parcial bajo los dictados de la Ley de Modificaciones Estructurales, con un nuevo modelo de negocio dividido entre las tres empresas resultantes.

Esto ha permitido poner fin a la conflictividad entre las familias fundadoras y sus tensiones económicas con la aprobación de un Plan de Reestructuración que muy probablemente sea el primero de los obtenidos en los Juzgados de lo Mercantil de Murcia desde la reforma de la actual Ley Concursal, con apenas poco más de un año de entrada en vigor.

El aval de importantes firmas del sector porcino como arrendatarias de sus instalaciones, mediante contratos de integración garantizando la obtención de sus recursos, y la mejora de sus granjas con nuevas inversiones, parece haberse convertido en un acierto de la nueva dirección de la sociedad, el empresario Javier Martínez-Abarca Muñoz, que representa a gran parte de su familia y que ha optado, como nueva política de la empresa, por sacrificar el margen y su dimensión, en un mercado enormemente especulativo lleno de altibajos, para asegurar la estabilidad de sus ingresos y la conservación del patrimonio empresarial más relevante, su Granja Casablanca, en Fortuna, y la granja de Cárnicas SA, en terrenos próximos a Nueva Condomina.

Con amplia mayoría de los acreedores, un 92,40% de la clase de acreedores financieros y un 69,51% de la clase de acreedores comerciales, el Plan de Reestructuración propuesto por el experto en Reestructuraciones designado por el Juzgado obtuvo las adhesiones necesarias, según fueron acreditadas ante el notario de Murcia Javier Alfonso López Vicent, y ha sido finalmente admitido por el Juzgado.

Han participado en la consecución de su aprobación los despachos Blázquez Asociados como firma autorizada por el Juzgado para el diseño económico del Plan, el economista Ramón García López, como director financiero de la sociedad porcina, y los abogados Antonio Fuentes Segura y Juan Pasqual del Riquelme Campderá, del despacho de Murcia Fuentes y Máiquez Abogados.

Especialmente relevante ha sido la intervención de los departamentos locales de reestructuración de deuda de las entidades CaixaBank, Banco Santander y BBVA, entre otras entidades financieras, y la confianza de los proveedores aceptando las propuestas de la sociedad porcina, sin cuya comprensión, sacrificio y ayuda habría sido imposible.

El proceso puede servir de línea de actuación para situaciones similares de empresas viables, que pese a la amenaza de insolvencia probable, merecen una oportunidad para continuar manteniendo su unidad productiva y trabajadores, objeto de la reforma legal que ha puesto especial celo en los llamados institutos pre concursales, ahora llamados “negociaciones con los acreedores”, que busca salvar empresas y alejarles del estigma del concurso de acreedores.

La murciana Dalland Hybrid elude el concurso de acreedores