jueves. 20.06.2024

Enagás logró un beneficio neto de 403,8 M€ en 2021, un 9% menos que en 2020, principalmente por la entrada en vigor del nuevo marco regulatorio 2021-2026, en el que ha visto rebajada su retribución, y de la finalización del contrato del gasoducto Al-Ándalus y Extremadura.

 

Según ha informado este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el gestor y transportista del sistema gasista español, el resultado supera, no obstante, el objetivo establecido por la compañía para 2021, que era de 380 M€.

 

Los ingresos totales de Enagás en 2021 fueron de 991,2 M€, un 8,6% menos que en 2020, mientras que el resultado bruto de explotación (ebitda) fue de 895,3 M€, un 5,1% inferiores a los del año anterior.

 

Los gastos operativos al finalizar el ejercicio de 2021 alcanzaron los 313,4 M€, un 0,8% menos que en el mismo periodo de 2021. El resultado de las sociedades participadas por Enagás a 31 de diciembre de 2021 era de 217,6 M€ (un 24,48% más que en 2020) y contribuyeron en un 40,4% al beneficio después de impuestos de la compañía.

 

La cifra de flujos procedentes de operaciones (FFO) fue de 700,7 millones en 2021, un 1,9% más que en 2020, incremento debido a los dividendos recibidos de las sociedades participadas, que a 31 de diciembre de 2021 fueron de 161,1 M€. De dicha cantidad, 22,8 millones corresponden a la distribución de un dividendo por parte de Tallgrass Energy con cargo al ejercicio 2020 y cobrado en 2021.

 

Además, en la generación de flujos de caja se incluye el 'true-up' (pago hecho después del cierre para ajustar diferencias) realizado en el gasoducto TAP tras alcanzar el 'financial completion date' (cierre financiero) el pasado 31 de marzo, por importe de 38,1 M€, así como 13,2 millones como devolución de deuda y capital por parte de las participadas.

 

En el año 2021, la contribución total de las sociedades participadas al flujo de caja ha sido de 213 M€, un 67,5% más que en 2020.

 

La cifra de inversión neta de Enagás ascendió en 2021 a 59,7 millones, un 93,1% menos que en 2020, e incluye principalmente la inversión en el negocio nacional para adaptar las infraestructuras de Enagás a la demanda y a la transición energética.

 

Enagás redujo en 2021 su deuda neta un 0,25%, hasta los 4.277 millones, y el ratio deuda neta/ebitda ajustado por los dividendos recibidos de filiales ascendió a 5,1 veces, frente a 4,8 veces en 2020.

 

La liquidez de la compañía ascendía al cierre del cuarto trimestre a 3.300 M€, entre tesorería y líneas de crédito no dispuestas. Enagás propondrá en la próxima junta general de accionistas un dividendo de 1,70 euros brutos por acción, lo que supone un aumento del 1% anual, de acuerdo con la nueva estrategia de la empresa.

 

Enagás ganó 403,8 M€ el pasado año, un 9% menos