martes. 27.02.2024

Durante las rebajas de verano los escaparates se llenan de prendas de ropa y de complementos llenos de color destinados a llamar la atención de todos los consumidores. A parte de las prendas habituales como ropa fresca y calzado veraniego uno de las compras indispensables durante el verano son las gafas de sol.

Sin embargo, hay mucha desinformación respecto a lo necesario que es adquirir unas buenas lentes de calidad. En general, las personas tienen a pensar que las gafas baratas están justificadas, sobre todo, en esas ocasiones donde son más susceptibles de perderse. Es el caso de las gafas que se adquieren para ir a la playa o la piscina.

No obstante, esto no es en absoluto cierto. Según la opinión de los expertos en salud ocular muchas veces es preferible no llevar gafas que llevar unas gafas de sol de baja calidad y que no están polarizadas ni incorporan filtro de protección solar.

Ana Belén Cisneros, vicedecana del Colegio de Ópticos-Optometristas de Castilla y León nos explica la razón: “Este tipo de gafas suele tener una lente más oscura de lo necesario lo que produce una mayor dilatación de las pupilas y favorece que entren mas rayos de sol produciendo, precisamente, el efecto contrario del deseado. Es decir, que en lugar de proteger los ojos del sol, los exponen más.”

Por esta razón, las rebajas se presentan como una ocasión única para equiparse con unas buenas gafas de sol a precios relativamente económicos. En las tiendas especializadas se pueden adquirir gafas por precios que van desde los 20€ hasta los 250€ dependiendo de los modelos, las marcas y los acabados.

Es cierto que las gafas de marca y con acabados más duraderos tienen precios más elevados, pero durante las rebajas se pueden encontrar descuentos que equivalen hasta el 40% del precio total. Gracias a ellos, se pueden adquirir diseños de grandes marcas con acabados duraderos y lentes de calidad.

Iván Pacheco, director de la firma Wooda, especializada en gafas de sol de madera, hace énfasis en la importancia de ser responsables con nuestra vista eligiendo productos correctamente homologados.

“Es importante revisar que las gafas de sol que elijas estén fabricadas con lentes polarizadas de calidad cumpliendo la certificación europea.” apunta Iván.

Por otro lado, para los presupuestos más ajustados hay opciones excelentes representadas por las líneas de gafas de las propias ópticas. Puede que en las líneas más básicas los materiales no sean tan duraderos, pero los diseños están bien conseguidos y, lo más importante, la calidad de la lente se mantiene. De hecho, según los expertos en la materia, no hay que gastarse 200€ para tener unas buenas gafas de sol, ya que un filtro de protección ultravioleta no tiene por qué exceder los 40€, menos aún si se aplican los porcentajes de descuentos de las rebajas.

Mariano González, profesor del Departamento de Optometría y Visión de la Universidad Complutense de Madrid, coincide con la colegiada y apunta que “sí que es posible conseguir unas gafas que cumplan con los estándares europeos con precios bajos, entorno a 30 euros”.

A la hora de elegir unas gafas de sol la estética no es el único factor que hay que tener en cuenta. Hay que buscar gafas homologadas y que incorporen un filtro determinado para la longitud de onda de la luminosidad según el uso. Por eso, es importante adquirir gafas en establecimientos profesionales o asesorarse bien antes de hacer una compra por internet.

Las gafas de sol no homologadas ponen en riesgo la salud de los ojos