lunes. 03.10.2022
IMPACTO ECONÓMICO

Iberdrola ya genera con su actividad en la Región un impacto de 260 millones de euros

i-DE, su compañía de distribución eléctrica, prevé invertir más de 170M€ en redes inteligentes en la Región entre 2022 y 2024

En 2021 siguió actuando como uno de los motores de la economía de la Comunidad, donde ha realizado compras a más de 160 empresas murcianas por valor de 64 millones.

Iberdrola ha generado a lo largo del ejercicio 2021 con su actividad un impacto económico más de 260 millones de euros en la Región de Murcia.

 

El impacto fiscal de la actividad económica que la compañía ha llevado a cabo en la Región el año pasado ha sido de aproximadamente 100 millones de euros y las inversiones han alcanzado la cifra de 79 millones de euros. En este sentido, cabe destacar que, sólo durante el pasado año, Iberdrola realizó compras y contrataciones de servicios a más de 160 proveedores murcianos por un valor aproximado de 64 millones de euros.

 

La actividad económica en la Región de la compañía -que este viernes, 17 de junio, celebra Junta General de Accionistas- es gracias a las aproximadamente 300 personas que trabajan en la Comunidad. Este año Iberdrola desarrolla un concepto de Junta más participativa, accesible, sostenible e innovadora. En este contexto, Iberdrola recomienda que los accionistas y sus representantes asistan telemáticamente o participen a distancia antes de la Junta con el fin de preservar su salud, fomentar la sostenibilidad y evitar las molestias derivadas de las medidas que eventualmente pudieran ser impuestas por las autoridades.

 

i-DE, compañía de distribución eléctrica de Iberdrola, prevé invertir más de 170 millones de euros en redes inteligentes en la Región de Murcia entre 2022 y 2024, con el objetivo de reactivar la economía y el empleo y alcanzar los objetivos de descarbonización comprometidos en el PNIEC.

 

La transformación de las redes en una infraestructura robusta, flexible e inteligente permite dar respuesta a los retos de la electrificación del sistema eléctrico, con una mayor integración de renovables, el desarrollo de la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el autoconsumo, así como permitir al consumidor una mayor capacidad de decisión y conectividad.

 

Un ejemplo de ello es el proyecto pionero instalado por la compañía en Caravaca de la Cruz, que ha supuesto numerosas ventajas para mejorar la calidad del suministro eléctrico del entorno. Se trata de un sistema de almacenamiento de energía eléctrica con baterías, recientemente ampliado, que permite regular la tensión de la red y evitar incidencias en el servicio.

 

Cabe resaltar que en los últimos años i-DE ha acometido un ambicioso plan de digitalización de sus redes eléctricas que, en la Comunidad, donde ha convertido sus más de 900.000 contadores y la infraestructura que lo soporta en inteligentes, incorporando capacidades de telegestión, supervisión y automatización.

 

En la Región de Murcia, i-DE gestiona más de 28.000 kilómetros de líneas de baja y media tensión y aproximadamente 1.500 km de líneas de alta y muy alta tensión. Asimismo, cuenta con 9.600 centros de transformación en servicio y 69 subestaciones.

 

PROYECTOS SOCIALES. Iberdrola sigue consolidando en la Región su esfuerzo inversor en nuevos proyectos

sostenibles que permitan continuar con la lucha contra el cambio climático y la mejora de la sostenibilidad. La empresa avanza en el acuerdo con SABIC de compraventa de energía renovable a largo plazo (PPA) por el que Iberdrola invertirá, construirá y operará uno de los mayores proyectos solar fotovoltaico para autoconsumo on site del mundo, una instalación de 100 megavatios (MW) que se ubicará en los terrenos de la planta industrial de SABIC, a la que Iberdrola proveerá durante 25 años de electricidad verde.

 

Además, con el fin de lograr una progresiva descarbonización de la economía, la compañía trabaja en los diferentes sectores como el transporte, la climatización y la industria, para dotarlos de soluciones adaptadas a sus características. De ahí las alianzas selladas con Juver Alimentación, para la instalación de autoconsumo solar en su fábrica de Churra, o los diferentes convenios y acuerdos firmados con las empresas y organizaciones sectoriales de la Región.

 

En el apartado de la movilidad sostenible, Iberdrola continúa con la instalación y puesta en marcha de puntos de recarga para vehículos eléctricos en la Comunidad, donde ya ha superado el centenar, todos ellos alimentados con energía 100% verde procedente de fuentes de generación renovable, que están operativos en la aplicación móvil Recarga Pública Iberdrola, desde la que se puede geolocalizar, reservar y pagar. Además, la empresa tiene

firmado un acuerdo con el Grupo Huertas que le va a permitir seguir extendiendo su número de estaciones de carga en la Región y dotar a los nuevos usuarios de vehículos eléctricos de soluciones de carga.

 

Iberdrola también está promoviendo la creación de un corredor de hidrógeno verde en el área del Mediterráneo, que contempla la construcción de una hidrogenera en Murcia que permita producir y abastecer de esta fuente de energía renovable al transporte pesado y avanzar así hacia una movilidad cada vez más sostenible y libre de emisiones, así como desarrollando conjuntamente con Disfrimur la implantación de una infraestructura de recarga innovadora de muy alta potencia para camiones eléctricos.

 

Asimismo, la Fundación Iberdrola España apoya dos proyectos sociales murcianos dedicados a personas vulnerables. Uno es el llevado a cabo por la Asociación Columbares, ‘Atención integral a menores en situación de vulnerabilidad social’, que pretende dar continuidad al realizado el año pasado que engloba el conjunto de estrategias y acciones que tienen como finalidad apoyar y mejorar los procesos de aprendizaje, inclusión y éxito escolar de menores en situación de vulnerabilidad social.

 

El otro programa beneficiado es ‘Quiero vivir mi propia vida’, desarrollado por Asido Cartagena, en el que ofrece la oportunidad a sus usuarios de experimentar, de manera progresiva y en cortos espacios de tiempo, la experiencia de vivir en una vivienda compartida al tiempo que se adquieren las competencias necesarias para acceder a una vida adulta con más independencia y lo más normalizada posible, favoreciendo la inclusión social y promocionando sus capacidades para garantizar su autonomía personal.

Iberdrola ya genera con su actividad en la Región un impacto de 260 millones de euros
Comentarios