martes. 16.04.2024

 

La firma yeclana Graphenano ha invertido más de 870.000€ en varias universidades españolas desde 2016. Concretamente es 870.883,75 € la cantidad exacta que, en solo dos años, el grupo Graphenano ha invertido en proyectos de investigación con algunas de las universidades españolas más importantes.

 

La Universidad de Castilla La Mancha, con sede en Ciudad Real, es el centro de investigación de Graphenano por excelencia, en el que se estudia la síntesis del grafeno que se produce en Yecla en sus distintos formatos, como en óxido o en láminas de cobre o níquel. Al frente de este equipo de químicos están las doctoras Prado Lavín y Amaya Romero.

 

El grupo Graphenano invierte en los avances médicos con grafeno en la Universidad de Alcalá, donde un equipo de biólogos y bioquímicos capitaneados por los doctores Diego y Manuel Rodríguez Puyol, desarrollan nuevas aplicaciones del grafeno en el campo médico que están ahora mismo en proceso de patente.

 

En Andalucía, la Universidad de Córdoba está trabajando juntamente con Graphenano en dos líneas de investigación. Por un lado, es el principal soporte a nivel laboratorio de las celdas de polímero de grafeno para baterías; de hecho, los químicos de Grabat Graphenano Energy provienen de esta universidad y han sido alumnos y compañeros de los doctores Julián Morales y Álvaro Caballero, máximos responsables del proyecto. La segunda línea de investigación de la Universidad de Córdoba es sobre la aplicación del grafeno en las células solares con perosquitas, y corre a cargo del doctor Gustavo de Miguel y su equipo.

 

El grupo Graphenano ha invertido también estos dos últimos años en proyectos de investigación para la mejora de la incorporación del grafeno en los composites con el doctor Alberto Rodríguez de la Universidad Miguel Hernández de Elche.

 

A su vez, se están gestando desarrollos con grafeno para pilas de combustible en la Universidad Politécnica de Cartagena con el doctor José Javier López, y en la Universidad de Alicante en dos líneas de investigación: una del equipo de la doctora Emilia Morallón y otra con el doctor Diego Cazorla, ambos relacionados con sensores a varios niveles, para el mundo médico y para el campo industrial.

 

Todos estos desarrollos se complementan con los laboratorios que Graphenano ya tiene en Yecla, Paterna y Elda, donde el personal propio del grupo, de un perfil especializado y joven, trabaja mano a mano con estas universidades y otros centros tecnológicos para llevar al mercado aplicaciones reales y viables que mejoran productos que ya existían, pero ahora con propiedades mucho mejores.

 

PARQUE CIENTÍFICO DE ALICANTE. El pasado día 21 de marzo, Graphenano firmó un contrato de vinculación con el Parque Científico de Alicante, un espacio de innovación y excelencia ubicado junto al campus universitario de la Universidad de Alicante que busca incentivar la relación universidad-empresa impulsando la creación y el crecimiento de empresas tecnológicas y científicas competitivas, proporcionando para ello infraestructuras e instalaciones de calidad.

 

DESARROLLOS DE GRAPHENANO. En el mercado, el grupo Graphenano cuenta ya con diversos productos que producen en sus filiales o con otras empresas con las que tienen acuerdos, como son: aditivos para hormigones, micromortero, composites para la construcción (vigas, corrugados y demás tipos de perfiles), señales de tráfico para carreteras y redes ferroviarias, embarcaciones más ligeras y resistentes, carenados de motos de competición, resinas para prótesis dentales (presentadas en Expodental este mes de marzo); así como tiene intención de lanzar en los próximos meses productos para el sector del plástico o para el sector farmacéutico, entre otros.

 

Unos de los desarrollos estrella del grupo son sus baterías de polímero de grafeno. En Yecla, su planta de producción de celdas para construir estas baterías sigue su puesta en marcha, solamente ralentizada en el último año por cuestiones burocráticas y trámites administrativos. Durante el pasado año, Grabat Graphenano Energy -la filial encargada- ha estado desarrollando la maquinaria y los procesos para fabricar las baterías, ya que hasta ahora este tipo de tecnología no existía. De igual modo, ha estado testando y mejorando las celdas con varias multinacionales, empezando por su socio CHINT, que será el encargado de llevar el producto al mercado en cuanto la planta esté totalmente operativa y las certificaciones del producto terminadas.

La yeclana Graphenano ya ha invertido 870.000 € en investigación universitaria