jueves. 20.06.2024

Limcamar, líder en servicios de limpieza e higiene, se enorgullece de su contribución en la mejora de la experiencia de los peregrinos a la Ciudad Santa y la preparación de la Basílica de la Vera Cruz de Caravaca, destino final del Camino de la Vera Cruz durante este Año Santo

Como patrona de la Fundación Camino de la Cruz de Caravaca, desde su constitución en 2016, Limcamar reafirma su compromiso con la promoción y el mantenimiento del Camino de la Vera Cruz de Caravaca y el “Año Jubilar in perpetuam” que se celebra en la Ciudad Santa cada siete años. 

La empresa, que incluye su contribución económica al Patronato dentro de sus acciones de responsabilidad social corporativa, mantiene también el compromiso con las tareas de puesta a punto y cuidado de la Basílica de la Vera Cruz de Caravaca, para que brinde su mejor aspecto, siempre limpia y preparada para acoger con sus puertas abiertas a los miles de peregrinos que se prevé que este año acudan a la basílica. 

El acto de entrega de los chalecos proporcionados por Limcamar a los voluntarios en este Año Jubilar contó con la presencia de la consejera de Turismo y Cultura, Carmen Conesa, la directora de recursos humanos de Limcamar, Gema del Cerro, el alcalde de Caravaca de la Cruz, José Francisco García Fernández, el director general del Instituto de Turismo de la Región de Murcia, Juan Francisco Martínez y el Hermano Mayor de la Real e Ilustre Cofradía de la Stma. y Vera Cruz de Caravaca, Luis Melgarejo, todos ellos parten de la Fundación Camino de la Cruz de Caravaca. 

Gema del Cerro expresó su “orgullo por poder colaborar en este Año Jubilar apoyando la labor de acogida que realizan todos los voluntarios. Ya en el 2017 pudimos aportar nuestro granito de arena, proporcionando los chalecos distintivos a todos los voluntarios del Año Jubilar y realizando el tratamiento de suelos de la basílica. Este año, hemos proporcionado más de un centenar de chalecos y polos a la Cofradía de la Santísima y Vera Cruz de Caravaca para todos los voluntarios, que trabajan diariamente de forma altruista, acompañando a los peregrinos a su llegada a Caravaca de la Cruz”. Una forma de poner en valor la figura del voluntario que surge de la propia dinámica de atender y acompañar las necesidades de los peregrinos que llegan a la Ciudad Santa.

Por su parte, la consejera de Turismo y Cultura, Carmen Conesa, agradeció a Limcamar y a todos los patronos el trabajo y el apoyo que dan a la Fundación. “Quería destacar especialmente el agradecimiento a Limcamar que han donado los chalecos que visten todos los voluntarios y además también nos ha ayudado a acondicionar esos caminos”. 

Posterior al acto se ofició en la Basílica de la Vera Cruz de Caravaca, una misa en la que se bendijeron los chalecos donados por Limcamar a los voluntarios y sus credenciales.
 

Limcamar, entre los colaboradores del Año Jubilar