jueves. 18.07.2024

Millones de vehículos podrían estar circulando por carreteras de todo el mundo con airbags defectuosos, según se desprende de la petición de las autoridades estadounidenses de que ARC Automotive llame a la retirada de 67 millones de infladores, un componente clave de esos dispositivos de seguridad.

Sólo en EEUU más de 6,8 millones de vehículos cuentan con airbags fabricados con esos infladores, que se encuentran en al menos 50 modelos diferentes de 15 marcas de automóviles, según los datos publicados este viernes por el Wall Street Journal (WSJ).

De acuerdo con estas cifras, recopiladas por el diario a partir de los documentos que los fabricantes han presentado ante la Administración Nacional para la Seguridad en la Carretera (NHTSA) de EEUU, la mayoría (al menos 3,6 millones) pertenecen a General Motors.

Esta marca ya ha retirado cuatro modelos del mercado debido a ese problema y ha identificado, al menos, otros 25 fabricados con estos dispositivos, que, según la NHTSA, son defectuosos y podrían explotar en caso de accidente.

Entre los vehículos afectados se incluyen también otros vendidos bajo las marcas Cadillac, Chevrolet y GMC. A ellos se suman modelos de entre 2000 y 2018 de marcas como Ford, Hyundai, BMW y Volkswagen.

La semana pasada la NHTSA exigió públicamente a ARC Automotive que retirara del mercado de un total de 67 millones de infladores y argumentó que este problema ha causado la muerte de al menos dos personas en EEUU y Canadá.

Sin embargo, la firma estadounidense sostiene que se trata de problemas puntuales, que no hay un problema real de seguridad, y, por ello, no ha procedido a esa retirada.

En las últimas semanas decenas de miles de automóviles han sido inmovilizados en Estados Unidos por temor a que sus airbag exploten en caso de accidente, entre los que se encuentran modelos de BMW, Ford u Honda.

PROBLEMAS SIMILILARES A LOS DE LOS AIRBAGS DE TAKATA

Estos problemas se suman a los generados por los airbags de Takata, una firma japonesa ya desaparecida que durante décadas fue uno de los principales proveedores automovilísticos y también fabricó millones de airbags con el inflador -la pieza que permite que la bolsa se llene de aire y amortigüe el impacto de los ocupantes del vehículo- defectuoso.

Este defecto hace que, en determinadas circunstancias, el airbag explote en el momento en el que se despliega, lo que ha causado, solo en Estados Unidos, al menos 25 muertos y unos 400 heridos. Además, alrededor de 100 millones de airbag han sido llamados a revisión en todo el mundo.

Precisamente estos días en España marcas como Audi, MBW y Skoda están llamando a los propietarios de algunos de sus modelos equipados con el citado componente de Takata para proceder a sustitución, según explica la OCU, que habla de unos 300.000 posibles vehículos afectados.

Millones de vehículos en todo el mundo podrían estar circulando con airbags defectuosos