sábado. 20.04.2024

Navantia cerró 2022 con unas pérdidas de 96,9 millones de euros debido en parte al incremento de los precios de las materias primas y de la energía, así como al alza de los tipos de interés. Según ha informado este miércoles el grupo de construcción naval perteneciente a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi), sus ingresos ascendieron el año pasado a 1.342 millones.

La compañía pública triplicó su contratación en 2022 respecto al año anterior y alcanzó contratos por un importe total de 1.742 millones. Al finalizar 2022, Navantia contaba con una cartera valorada en 7.364 millones.

La contratación de todo el grupo Navantia, incluidas sociedades filiales y participadas, fue de 1.742 millones y del importe total de los nuevos contratos, 1.126 millones correspondieron al ámbito de la defensa.

Por líneas de negocio, el de construcción naval, que incluye el área de reparaciones, firmó contratos por valor de 1.058 millones en 2022; mientras que en Sistemas y Servicios alcanzaron un valor de 241 millones y en Energías Verdes, bajo la marca Navantia Seanergies, que construye infraestructuras para instalaciones de eólica marina, 400 millones.

Navantia estima que mantendrá estos niveles de contratación en los próximos años, hasta situarse cerca de los 10.000 millones en el periodo 2023-2027.

Según ha explicado, los encargos requerirán la incorporación de alrededor de 1.500 trabajadores y la compañía superará los 2.000 millones de euros de facturación a partir de 2024 para llegar "al equilibrio de la cuenta de resultados en los próximos años".

En 2022, Navantia ejecutó inversiones por importe de 82,4 millones, destinadas principalmente a la mejora de instalaciones, maquinaria y tecnologías digitales para optimizar el cumplimiento de los contratos.

La empresa fortaleció el pasado año su actividad internacional, reforzando su filial en Australia y creando las filiales Navantia Arabia Limited y Navantia UK Limited para dar soporte a la actividad de la empresa en esas zonas.

Además, Navantia, dentro de su apuesta por las energías verdes, ha entrado en el capital de Enagás Renovable, de la que ha adquirido un 5%.

En 2022, el grupo de construcción naval se adjudicó seis proyectos del Fondo Europeo de Defensa (EDF), en colaboración con la industria europea, obteniendo una contribución presupuestaria europea de 24 millones de euros a desarrollar en tres años.

Navantia culminó el año pasado el plan de salidas anticipadas previsto en el Plan Estratégico 2018-2022, consiguiendo un rejuvenecimiento de la edad media de la plantilla hasta los 46 años, desde un promedio de 53 al inicio del plan.

Conforme a ese plan, en 2022 se incorporaron 446 personas y actualmente más del 40% de la plantilla se compone de titulados universitarios.

El 25,6% de las incorporaciones fueron mujeres y el 58% menores de 35 años, según ha indicado el grupo Navantia, que cerró 2022, con una plantilla de 4.547 personas, de las que 4.146 correspondían a la sociedad principal. 

Navantia cerró 2022 con unas pérdidas de 96,9 millones de euros