jueves. 18.07.2024

Alvalle junto a ANSE (Asociación de Naturalistas del Sureste) ha puesto en marcha la segunda fase de su programa de devolución del agua en Torres de Cotillas. Más de 30 voluntarios de la planta de gazpachos de Alvalle en Alcantarilla y de ANSE han plantado los últimos 200 árboles y arbustos de bosque de ribera de los 2.000 que se distribuirán a lo largo de más de dos hectáreas de la orilla del río Segura. El objetivo de esta iniciativa, que dio comienzo el año pasado, es devolver más de 70 millones de litros de agua anuales, el equivalente al consumo anual de la planta de gazpachos, al río a través de la sustitución de la caña invasora por especies nativas de bosque de ribera.

La iniciativa permitirá la reducción de la transpiración de agua por parte de la caña, el incremento de la oxigenación del agua, la disminución de la velocidad del caudal para evitar inundaciones y la preservación de la flora autóctona. Además, genera un impacto positivo en el ecosistema y biodiversidad de la zona y supone la creación de un nuevo sumidero de carbono que contribuye a reducir la cantidad de CO2 del aire. En total, se espera que el proceso de creación del nuevo bosque de ribera finalice en 2024.

“En una zona de alto estrés hídrico como es Murcia, y la casa de Alvalle, es imperativo ser conscientes de la importancia de que cada gota cuenta. Gracias a este programa, ya hemos logrado devolver el equivalente a nuestro consumo anual pero no nos conformamos, queremos ir más allá para garantizar la recuperación del río Segura y consolidar nuestro compromiso con el cuidado del agua y la biodiversidad en la Región” explica Gustavo Ramírez, director de la planta de Alvalle.

“Esta iniciativa pionera ha sido también la mayor intervención en la cuenca del río Segura por parte de un agente privado, y ha sido muy gratificante ver la implicación que han tenido los equipos de voluntarios de Alvalle en el proyecto” comenta Jorge Sánchez, biólogo y técnico de ANSE.     

Con la primera fase del proyecto, Alvalle ya logró compensar su huella hídrica gracias a la eliminación de la caña invasora a lo largo de 2,5 hectáreas y una primera plantación de 200 árboles a lo largo de media hectárea de la cuenca del río a manos de voluntarios de Alvalle, contribuyendo así a paliar los efectos de la sequía en la región, considerada una zona de alto estrés hídrico.

Este programa se enmarca en la estrategia de la compañía PepsiCo Positive, que busca la transformación integral de su negocio poniendo la sostenibilidad en el centro de toda su actividad. 

Voluntarios de la murciana Alvalle plantan 2.000 árboles en las Torres de Cotillas