jueves. 11.08.2022
FESTIVALES

“Sacos con historia” para evocar la paleta de colores de la Sierra Minera a través de su nueva escenografía

El artista unionense ha hecho uso de sacos procedentes de los cinco continentes para crear este fondo, tiñéndolos y colocándolos para ofrecer un paseo cromático por el corazón de la Sierra

 

Tras semanas de expectación, la ‘Catedral del Cante’ ha abierto sus puertas para mostrar la nueva escenografía de la 61 edición del Festival Internacional del Cante de las Minas a cargo de su autor, el artista unionense Esteban Bernal Aguirre. En un acto con un toque documental mostrando pequeñas píldoras sobre la creación de la obra y guionizado por la jefa de Prensa del Festival, Lydia Martín, poco más tarde de las diez de la noche caía el telón para descubrir una escenografía que vuelve a las raíces y que ofrece un paseo cromático por el corazón de la Sierra Minera, evocando su paleta de colores.

Los protagonistas son “sacos con historia”, de yute y cáñamo, tal y como describió el propio autor, llegados de todas partes del mundo -haciendo un guiño al carácter internacional del Festival-, y que ya han tenido una vida, como aquellos sacos que se usaban en la minería para transportar los productos más ricos que de allí salían. “No me interesaban los sacos nuevos porque quería que tuvieran cicatrices, heridas que no he querido reparar”, acercó a los asistentes. Tiñó cada saco en las instalaciones de Maquinista de Levante, un taller del que además salieron los cimientos del Antiguo Mercado Público hace décadas, evocando en estas telas los tonos de la tierra unionense. Creó, incluso, sus propias herramientas, como agujas para coser cada uno de los sacos; porque la obra, vista desde la parte trasera, es una obra completamente distinta, con materiales reciclados que dan como resultado cada una de las arrugas de la escenografía.

Esteban Bernal ha cuidado cada detalle, entre ellos el rótulo que ocupa el centro de la pared y que refleja el nombre del Festival. “No tenía duda de la tipografía: es la que pedían los sacos”, explica, haciendo referencia a los sellos que habitualmente llevan en su cara no visible. El protagonismo de este rótulo crece con el juego de luces ideado por el autor, con diferentes juegos de luces que simulan desde el día hasta una noche de luna llena, o la imagen del Sol entrando a través de la grieta de la mina Agrupa Vicenta. Se completa con unas letras flotantes con el nombre del festival, integradas en el inmenso cuadro geológico.

Se trata de “una escenografía mágica”, tal y como detalló el presidente de la Fundación Cante de las Minas, Pedro López, quien no dudó en decirle al artista: “Esta obra solo la podrías haber hecho tú”. El artista recibió la ovación de los asistentes, que no dudaron en ponerse en pie para aplaudir, durante un largo rato, la obra de Esteban Bernal.

“Sacos con historia” para evocar la paleta de colores de la Sierra Minera a través de...
Comentarios