jueves. 22.02.2024

La patronal CROEM augura que "a corto plazo" la Región de Murcia no tiene riesgo de recesión por la leve relajación de tensiones inflacionistas o el repunte del ritmo de creación de empleo observado en los últimos meses.

Según la Confederación, las previsiones apuntan a una moderación adicional del crecimiento regional debido sobre todo a factores exógenos como pueden ser el debilitamiento de la economía europea, principal destino de las exportaciones murcianas, los elevados tipos de interés y el recrudecimiento de las tensiones geopolíticas.

Entre los factores que podrían agravar la desaceleración de la economía murciana se encuentran el elevado déficit público, "debido en gran parte al injusto Sistema de Financiación", la desigual gestión de los fondos europeos, la creciente deuda comercial, la inexistencia de un Plan Industrial y la brutal caída de la inversión en infraestructuras de la Administración regional, de hasta el 30% hasta septiembre.

Durante el tercer trimestre del año, según CROEM, se hizo aún más patente que la economía de la Región se encuentra en una fase de suavización del ciclo económico, no muy distinta de la que afronta el conjunto del país.

"Esta viene reflejada en una moderación de buena parte de los indicadores de coyuntura, y en una relajación del PIB, que habría pasado, en menos de un año, de tasas superiores al 4%, a otras consistentes, pero más contenidas, en el entorno del 1,5%", añade.

Respecto a la producción agrícola, que en la época estival se vio afectada por unas temperaturas más cálidas de lo habitual y algunos episodios de pedrisco, que tuvieron efectos devastadores sobre algunos cultivos, no mucho mejores resultan las previsiones otoñales, donde las anomalías térmicas están produciendo daños de calado en el limón y las hortalizas, ni las de medio plazo en las que un hipotético recorte de los caudales del Trasvase podría ocasionar pérdidas.

Por su parte, la actividad industrial murciana registra el peor desempeño de las distintas autonomías, con caídas agregadas de doble dígito hasta septiembre. Éstas se explican por el mal comportamiento del componente energético y de diversas ramas manufactureras, entre ellas la química, en cuyo futuro inmediato aflora la incertidumbre derivada del impacto directo e indirecto que tendrá el cierre de las líneas de producción que algunas empresas multinacionales tienen en territorio regional.

En construcción, los niveles de obra pública se mantienen elevados principalmente por las licitaciones del AVE entre Murcia y Lorca, mientras se advierte cierto agotamiento en la variante residencial. En la actividad terciaria, el favorable balance estival del turismo queda empañado por la debilidad del comercio y el transporte de mercancías.

Finalmente, CROEM advierte que la incertidumbre a nivel nacional hace que los inversores no confíen en España, algo que debemos revertir de forma inmediata.

CROEM descarta una recesión a corto plazo pese a las previsiones de moderación del...