lunes. 20.05.2024

El Gobierno regional destina este año 3 millones de euros a construir y mejorar infraestructuras científico-técnicas altamente especializadas, como la que permitirá la manipulación de patógenos letales y altamente transmisibles como el SARS-Cov-2.  

En concreto, esta financiación ha permitido adaptar laboratorios de bioseguridad para que alcancen el nivel dos (BL2), tanto en el complejo Pleiades/Vitalis del Campus de Espinardo como en el laboratorio de investigación biosanitario LAIB del campus de Ciencias de la Salud de El Palmar, así como construir el primer laboratorio de bioseguridad nivel 3 (BL3) de la Región de Murcia, que se suma a los pocos laboratorios de este nivel existentes en España.   

Mientras que los laboratorios de bioseguridad nivel 2 permitirán trabajar con agentes de riesgo moderado, como los causantes de meningitis o salmonelosis, el laboratorio de bioseguridad nivel 3, instalación de alta seguridad biológica, permitirá hacerlo con patógenos clasificados en el grupo 3, como los agentes causantes de antrax, tuberculosis, VIH, la enfermedad de las vacas locas, virus del Nilo Occidental, gripe aviar o Covid-19. Estos laboratorios facilitarán el trabajo con patógenos responsables de zoonosis y avanzar en las estrategias de una sola salud.  

Así lo manifestó el consejero, Juan María Vázquez, durante la inauguración de estos laboratorios en el complejo Pléyades/Vitalis de la Universidad de Murcia, en el Campus de Espinardo.  

Las inversiones con cargo a fondos del Programa Regional Covi+d, desarrollado por la Fundación Séneca, también han permitido que la Universidad Politécnica de Cartagena, en colaboración con el Servicio Murciano de Salud, cree el primer centro de fabricación ‘in house’ de productos de tipo experimental ubicado en el hospital Santa Lucía de Cartagena, donde se podrán fabricar pequeñas series de productos con uso clínico, así como un Laboratorio de Aguas Covid-19 en las instalaciones del Cebas-CSIC.  

“Desde el Gobierno regional hemos trabajado de forma coordinada con todas las universidades y centros de investigación de la Región para conocer de primera mano las necesidades que tuvieron en el periodo de la pandemia y así poder reforzarlas para trabajar no sólo con el agente causal de la Covid-19 sino con otros agentes biológicos con los que algunos tipos de investigaciones no pueden llevarse a cabo sin esos niveles de contención biológica”, añadió Juan María Vázquez. 

El Gobierno regional invierte para alcanzar una investigación de calidad, más competitiva. Con estos laboratorios, con estas nuevas infraestructuras, se podrán abordar proyectos de investigación que hasta ahora no eran posibles y que permitirán manipular un amplio espectro de agentes patógenos en condiciones controladas de seguridad”, afirmó el consejero. 

La Fundación Séneca ha destinado 3 millones de euros para llevar a cabo una serie de infraestructuras, lo que supone la mayor financiación otorgada para este concepto. En concreto, se han adaptado los laboratorios de investigación en el complejo Pléyades/Vitalis y en el edificio LAIB del campus de Ciencias de la Salud a condiciones adecuadas de bioseguridad de nivel 2 (NCB2); implementación de infraestructuras TIC de apoyo a la investigación sobre Covid-19; y construcción del nuevo laboratorio de contención biológica de nivel 3 en el en el Campus de la Salud (NCB3), todo ello en la Universidad de Murcia. Asimismo, se ha ejecutado un centro de fabricación ‘in house’ de productos sanitarios de tipo experimental para producción de pequeñas series dedicadas a la utilidad clínica, en la UPCT; y dotación de equipamiento de un Laboratorio de Aguas Covid-19, en el Cebas-CSIC. 

La Fundación Séneca destina 3 M€ para mejorar la respuesta ante amenazas biológicas