lunes. 27.05.2024

Este viernes se ha presentado en la sede del Consejo Económico y Social de la Región de Murcia, en el marco de una jornada monográfica, el estudio El impacto económico de la inmigración en la Región de Murcia, obra de un equipo de investigación de la Universidad Politécnica de Cartagena dirigido por el profesor José María Ramos Parreño, del Departamento de Economía, Contabilidad y Finanzas. Este trabajo analiza  los aspectos económicos ligados a la población inmigrante (se identifica inmigrante con  persona nacida en el extranjero) en la Región de Murcia: demografía, mercado de  trabajo, Valor Añadido Bruto (VAB) y aspectos fiscales.  

En relación con el primero de estos aspectos, el envejecimiento de la población en  España y en la Región de Murcia supone un importante tema de debate en los últimos  años. La estructura etaria de la población inmigrante de la Región, donde destacan los  bajos porcentajes de población infantil y adultos mayores de 64 años, se verá reflejada  en menores tasas de dependencia, indicadores de fecundidad más elevados y un mayor  porcentaje de población en edad de trabajar de la población nacida en el extranjero.  

En relación con los aspectos laborales, la población inmigrante presenta una mayor  vulnerabilidad en el empleo que la nacida en España, tanto al considerar la Región de  Murcia como el conjunto del territorio español, si bien es en la Región donde tal  característica se percibe con mayor intensidad. Esta conclusión se desprende por la  mayor incidencia que tiene la coyuntura económica sobre la situación laboral de los  inmigrantes de la Región de Murcia.  

La participación de la población inmigrante en el VAB de la Región de Murcia representa  aproximadamente el 11,3% del agregado regional en 2019, pudiéndose considerar  como una cota inferior. Esta participación no es uniforme por sectores de actividad. La  concentración de trabajadores inmigrantes en determinados sectores como comercio y  hostelería, otros servicios y agricultura, hace que sean estas las ramas de actividad  donde su participación en el VAB sea mayor. También se ha calculado la generación de  valor añadido adicional que se deriva del consumo que los inmigrantes realizan en la  propia región. Este efecto de demanda inducida equivale a aproximadamente el 2,5%  del VAB en la Región de Murcia. Finalmente, la agregación de los efectos de la población  inmigrante vía rentas percibidas y demanda inducida implica que su impacto sobre la  economía regional representaba el 13,8% del VAB en 2019. Este impacto está en línea  con el calculado en estudios para el conjunto de España, que calcula un 13,2% del VAB,  y es sensiblemente superior al obtenido para la Comunidad de Madrid, con un 9,7% del  VAB.  

La población inmigrante ha aportado 74 puntos básicos al crecimiento promedio de esta  variable entre 2000 y 2019, es decir, un 35,4% del crecimiento del VAB entre 2005 y 2019 se puede atribuir a la población inmigrante, gracias, fundamentalmente a la  aportación de la población. Esta contribución es ligeramente superior a la que se da por  ejemplo en la Comunidad Valenciana (31,6%), y prácticamente el doble de la  contribución de la población inmigrante al crecimiento del VAB en España (19,2%).  

En términos de balance fiscal, los nacidos en el extranjero realizan una contribución  fiscal neta positiva, alcanzando esta un 2,07% y un 1,40% sobre el PIB territorializado  en la Región de Murcia y en el resto de España respectivamente. Nótese que, con cerca  de una quinta parte del total de la contribución fiscal de la población de la Región de  Murcia, los nacidos en el extranjero aportan por encima de su peso en la población. Este  patrón de contribución fiscal por encima del peso en la población también se aprecia  para los nacidos en el extranjero residentes en el resto de España. En el caso de la  Región de Murcia, por cada euro recibido en prestaciones los nacidos en el extranjero  ingresan 1,72 euros al erario, cifra superior a los 1,32 euros correspondientes a los  nacidos en España residentes en la Región, y también superior a los 1,63 euros de los  nacidos en el extranjero que residen en el resto de España.  

Considerando no sólo las rúbricas de ingresos y gastos públicos individualizables del  primer escenario sino también las no individualizables, en el caso de los nacidos en el  exterior residentes en la Región de Murcia se estima una ratio fiscal ligeramente superior  a 1. En este sentido difieren de los inmigrantes residentes en el resto de España, para  los que la ratio fiscal estimada, si bien superior a los nacidos en España, es menor que  1. En ambos casos, las ratios fiscales ingreso público/gasto público son superiores para  los inmigrantes que para los nacidos en España.  

Como recomendaciones generales del estudio destacan las siguientes:  

- Los flujos migratorios son necesarios desde el punto de vista demográfico, y lo  seguirán siendo en el futuro, dadas las proyecciones de población actuales. La  inmigración actúa frenando el paulatino envejecimiento de la población de la Región  de Murcia.  

- Parece necesario combatir la precariedad laboral de la población inmigrante, para  prevenir desequilibrios de género, desajustes de cualificación, limitar la contratación  a tiempo parcial de carácter involuntaria y aumentar las retribuciones salariales. La  reducción del abandono escolar y que el colectivo inmigrante mejore sus porcentajes  de población con estudios más allá de los obligatorios tienen que ser objetivos de  las políticas de integración.  

- Sería deseable que los inmigrantes que llegan a nuestro territorio puedan disfrutar  de todos los derechos de nuestro marco legal, bien mediante procesos de  regularización de aquellos inmigrantes que están en situación irregular, bien a través  de procesos de inmigración ordenada, lo que redundaría en beneficio de toda la  sociedad y proporcionaría mayores ingresos públicos vía cotizaciones e impuestos  directos. Por otra parte, habrá que actuar para que las diferencias salariales entre  trabajadores inmigrantes y autóctonos disminuyan, siempre que se den por motivos ligados a la discriminación y no a las diferencias por cualificación. Todo ello haría  crecer la aportación de la población inmigrante a los agregados macroeconómicos  como el VAB regional. 

Los inmigrantes aportan al Estado un 70% más de lo que perciben y un 30% más que los...
Entrando en la página solicitada Saltar publicidad