lunes. 28.11.2022

El fútbol mundial se está recuperando, los estadios presentan llenos totales de nuevo y se vuelven a ver desplazamientos de aficionados en las principales competiciones. Al mismo tiempo, se espera que el mercado de fichajes del próximo verano refleje esa recuperación que tanto se ha esperado. Hay muchos movimientos previstos entre las principales ligas, algo que es síntoma de que sus clubes están en un buen estado económico y que lo aprovechan para mejorar sus respectivas plantillas.

 

A falta de más de un mes para que se abra la ventana de operaciones veraniegas el 1 de julio, ya se han confirmado algunos movimientos sonados. Ejemplo de ello es el desembolso que realizará el Manchester City para hacerse con los servicios del noruego Erling Haaland. Según se ha publicado en diferentes medios de comunicación, los ingleses pagarán al Borussia Dortmund 60 millones de euros por el joven noruego de 21 años. Lo que se desconoce son las cantidades en comisiones que cobrará el entorno del jugador como agentes y familiares.

 

Y es que los traspasos en los últimos dos veranos han sido mínimos. Los equipos debían competir por las principales competiciones sin hacer grandes desembolsos. Ahora volverán para reforzarse e intentar hacerse con torneos importantes, como la prestigiosa Champions League. La copa internacional es aquella que toda entidad desea lucir en sus vitrinas. Además del prestigio que le es inherente, es una manera de aumentar en repercusión e imagen.

 

No es de extrañar, pues, que el torneo organizado por la UEFA sea el que más seguimiento televisivo tiene y aquel que más pronósticos deportivos registra a lo largo de la temporada. Sobre esta última opción de seguir un evento, encontramos en las diferentes casas varias maneras de hacer las previsiones. Se presentan opciones como las apuestas con los así llamados bonos sin depósito, sin requerir de un desembolso inicial por parte del usuario, así como la posibilidad de acogerse a una de las diferentes promociones existentes.

 

El hecho de que los estadios vuelvan a estar llenos, que se haya reactivado el merchandising de los principales clubes y que las ligas más prestigiosas, encargadas del reparto económico, vayan recuperándose es un buen síntoma para ver en este mercado de fichajes varias operaciones. El objetivo es estar cerca del verano de 2019, una de las ventanas de fichajes récord de los últimos años que movió 6.632 millones de euros en traspasos y otras operaciones.

 

Repaso a mercados de fichajes anteriores

En verano de 2019 se vieron bastantes fichajes millonarios, sobre todo agrupados en las tres principales ligas de Europa. La Premier League desembolsó 1.400 millones de euros, mientras que La Liga 1.350 millones y la Serie A 1.230 millones. Los récords fueron para la liga española con operaciones como João Félix (Atlético de Madrid) por 127 millones de euros, Antoine Griezmann (FC Barcelona) por 120 millones y Eden Hazard (Real Madrid) por 100 millones.

 

 

Un año después, en verano de 2020, todas las ligas con la excepción de los ingleses rebajaron su nivel de inversión. En el total de ligas se invirtieron 3.980 millones de euros y ninguna de las operaciones alcanzó los 100 millones, algo que era habitual cursos atrás. El récord fue para Kai Havertz (Chelsea) por 80 millones, seguido de Victor Osimhen (Nápoles) por 75 millones y Rúben Dias (Manchester City) por 68 millones. En España, la competición invirtió poco más de 400 millones de euros, muy lejos de los 1.350 de 2019.

 

En 2021, la caída siguió, pero regresaron algunas operaciones sonadas. La inversión cayó un 7% y pasó a ser de 3.720 millones de euros. La Liga volvió a protagonizar la bajada más evidente con apenas 300 millones de inversión. Los dos traspasos de más de cien millones que se vieron fueron para la Premier League, que mantuvo su nivel de gasto. Por Jack Grealish (Manchester City) se pagaron 117,5 millones de euros y por Romelu Lukaku (Chelsea), 113 millones.

 

Cambio de estrategia

Aunque se espera cierta recuperación en el mercado veraniego de 2022, en estos años se ha producido un cambio de estrategia por parte de los equipos para reforzar sus plantillas. Una de las técnicas más habituales es ahora esperar a que un jugador termine contrato, no renueve, y se incorpore sin traspaso a un equipo. De esta manera, el club destinatario solo tiene que acordar una prima de fichaje con el jugador y el agente en cuestión sin necesidad de hacer un gran desembolso.

 

Esta práctica, que siempre ha existido, se ha vuelto recurrente en los últimos tiempos. Solo hay que ver cómo se reforzaron colosos como Real Madrid o el FC Barcelona esta temporada. Los azulgranas se hicieron con los servicios de Memphis Depay, Eric García o Pierre-Emerick Aubameyang, mientras que los de Chamartín se quedaron con el austríaco David Alaba para reforzar la defensa. Mucho más noticioso fue el caso de Leo Messi, uno de los futbolistas más laureados del mundo, que pasó del Camp Nou al Parc des Princes a coste cero.

 

 

Los jugadores ya esperan terminar contrato para escuchar ofertas y embolsarse más dinero con las primas para convencerlos. En este sentido, el verano de 2022 puede ser histórico. Nunca ha habido tantos futbolistas de primer nivel que quedasen libres. Solo por citar algunos ejemplos, deseados por los grandes del continente, serían Kylian Mbappé, Paul Pogba, Franck Kessié, Paulo Dybala, Antonio Rüdiger, Andreas Christensen, Ousmane Dembélé o Andrea Belotti. Muchos de ellos moverán importantes cantidades, pero no computarán como traspaso.

 

El mercado invernal 2022 como aviso

El mercado invernal, que se celebra en enero, de este año ha mostrado que los clubes tienen ganas de invertir y mejorar sus plantillas. Se gastaron hasta 980 millones de euros, un 74,7% más respecto al año anterior. Fueron los europeos, con más de 880 millones de euros gastados, quienes más desembolsaron. Dentro del viejo continente, como es habitual, los ingleses se llevaron el premio al más inversor, con 332 millones; seguidos de Italia, con 108 millones; y España, con 105 millones.

 

Si se ponen nombres propios a estos movimientos, el récord se lo lleva el serbio Dusan Vlahovic, que pasó de la Fiorentina a la Juventus de Turín por 81,6 millones de euros. Le siguieron, ya más alejados de la primera posición, jugadores como Ferran Torres (FC Barcelona) por 55 millones de euros, Luis Díaz (Liverpool) por 45 millones y Bruno Guimarães (Newcastle) por 42,1 millones. Estas inversiones, poco habituales en el mes de enero, pueden ser un preludio de aquello que se puede ver este verano como síntoma evidente de recuperación.

La recuperación económica del fútbol, reflejada en el mercado de fichajes
Comentarios