lunes. 15.08.2022

 

Seguro que has oído hablar de diferentes rutas y etapas como la del Camino de Santiago desde Ocebreiro. Si estás planificando el Camino de Santiago el Camino Francés seguramente se presenta como una alternativa que no descartas. Es una de las más populares y no es extraño. Por ejemplo, aquí puedes ver una ruta de Ponferrada Santiago de Compostela aunque, por supuesto, el origen es completamente abierto a las preferencias y necesidades del peregrino. La ruta del Camino Francés pasó a convertirse en la vía de tránsito principal de los peregrinos que procedían de Europa cuando la tumba del Apóstol Santiago fue descubierta hacia el siglo IX. Con el transcurso del tiempo, fue adquiriendo una mayor notoriedad, hasta el punto de alcanzar el rango de símbolo indiscutible del Camino de Santiago rutas. El Camino Francés evolucionó para convertirse en un punto de ebullición cultural, artístico y social. Su reconocimiento internacional le llevó a adquirir el distintivo de Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Además, cuenta con otros honores como, por ejemplo, el nombramiento como primer Itinerario Cultural Europeo por el Consejo de Europa.

 

Sus raíces se contextualizan a una ruta de paso definida por los peregrinos de origen europeo que, para entrar en España, se veían obligados a atravesar la frontera francesa por la región de los Pirineos. Su peso se incrementó cuando fue agregada en el Códice Calixtino, elaborado en el siglo XII. En este documento se dejó constancia de la ruta del Camino de Santiago desde Francia con gran precisión. Algunos de los datos que quedaron recogidos fueron los puntos de origen, las diferentes fases del camino, los albergues públicos situados en sus proximidades o las Iglesias que se distribuían a lo largo de la ruta.

 

Fue a partir de su publicación cuando, paulatinamente, fue ganando posiciones hasta convertirse en una de las alternativas más elegidas entre los peregrinos. En 2019 más de 189.900 peregrinos (más de la mitad de los que hicieron el Camino) que recibieron la Compostela después de completar el Camino Francés.

 

No hay ninguna norma específica. En realidad el Camino Francés puede realizarse en una semana, un mes o más de uno. La duración destinada al recorrido es una decisión sujeta a la voluntad del peregrino. En cierto modo, ahí reside la esencia del Camino de Santiago. Se basa en un trayecto que se basa en la voluntad. La peregrinación constituye una travesía libremente definible y que puede quedar dibujada por las preferencias personales o las necesidades del caminante que, puede destinar tanto tiempo como desee en los puntos intermedios del recorrido.

 

Su extensión queda compuesta por una serie de fases que sirven como referencia y que pueden ser de gran utilidad para definir el ritmo del avance. Por ejemplo, en promedio, partiendo desde Saint Jean Pie de Port, pueden transcurrir unos treinta días si el trayecto se lleva a cabo a pie. Desde Somport, la cifra puede ascender a algunos más (35 por ejemplo). No obstante, esta referencia se ve considerablemente reducida si el origen es León (con unos 15) o Sarria (5 aproximadamente).

 

Algunos peregrinos optan por una versión reducida del Camino recorriendo únicamente los últimos 100 kilómetros. En estos casos el origen se suele ubicar en Sarria, Lugo. Desde allí hasta la Catedral de Santiago se contabilizan cinco fases que abarcan pueblos como Portomarín o Arzúa. Su generalización responde a su menor exigencia. La mayoría de peregrinos que optan por esta versión reducida del Camino cuentan con ciertas obstaculizaciones como la falta de disponibilidad.

 

El camino Francés: El origen de la ruta más conocida del Camino de Santiago
Comentarios