martes. 04.10.2022

La artrosis es la enfermedad degenerativa articular más frecuente en España. Esta enfermedad degenerativa afecta al 10% de la población española, representando casi la cuarta parte del total de pacientes atendidos en las consultas de los reumatólogos. Existen diferentes tipos de artrosis según la zona afectada: cadera, cervical, lumbar, rodilla y mano. En esta ocasión vamos a hablar de la artrosis de rodilla.

 

¿Qué es la artrosis de rodilla?

La artrosis de rodilla es una enfermedad degenerativa en la que se produce un proceso de desgaste gradual del cartílago articular, tejido altamente especializado que cubre, protege y amortigua los extremos de los huesos que forman la rodilla (fémur, tibia y rótula). El desgaste en la rodilla disminuye la protección de los huesos y conduce a la aparición de dolor con la actividad física, incapacidad variable para caminar y permanecer de pie, así como a la deformidad progresiva de la rodilla. El desarrollo de la artrosis de rodilla es lento y el dolor empeora con el paso del tiempo. De hecho, se trata de una de las enfermedades más frecuentes en las personas de mediana edad y edad avanzada. Además, la artrosis de rodilla es una de las principales causas de incapacidad y jubilaciones tempranas.

 

Causas y factores de riesgo

No se conoce con exactitud la causa de la artrosis de rodilla, al igual que ocurre con el resto de tipos de artrosis. A pesar de ello, existen una serie de factores de riesgo que se relacionan de manera directa con el deterioro progresivo de la articulación:

  • Factores genéticos: la artrosis de rodilla tiene un alto componente genético. Algunas características hereditarias, como las piernas arqueadas, las rodillas juntas o laxitud articular, aumentan el riesgo de padecer esta enfermedad degenerativa.
  • Edad: esta enfermedad degenerativa comienza a desarrollarse a partir de los 50 años, ya que el desgaste por el uso de las articulaciones aumenta a medida que se envejece, y su progresión es muy lento.
  • Obesidad: la rodilla es una articulación de carga, por lo que, cuanto mayor peso, mayor será el desgate del cartílago y más rápido se desarrolla la artrosis. De esta forma,
  • Lesión o uso excesivo: lesiones previas en la rodilla, como una rotura de ligamentos o menisco, puede causar artrosis a largo plazo. Además, ciertas actividades laborales y deportivas, especialmente aquellas que requieren hacer movimientos repetitivos, están asociadas con la artrosis, tienen un mayor riesgo de desarrollar artrosis.
  • Actividad física: deportes como el fútbol, el baloncesto, el tenis, el atletismo o el running producen un gran impacto en la zona de la rodilla. Esta presión constante sobre la articulación hace que aumente el desgaste de la rodilla.

 

Síntomas más frecuentes

El dolor es el principal síntoma de artrosis de rodilla. Al dolor se le añade una sensación de rigidez y de dificultar a la hora de flexionar y extender la rodilla, así como inflamación y cúmulo de líquido sinovial. En los casos avanzados, los pacientes sufren deformidad y alteración en la alineación de las articulaciones, incluso se produce atrofia de los músculos contiguos.

 

Tratamiento

En la artrosis de rodilla el tratamiento debe adaptarse en función del grado de avance de la enfermedad. El principal objetivo del tratamiento de la artrosis de rodilla es aliviar el dolor y el mantenimiento de la capacidad funcional. Además, como se trata de una enfermedad que empeora con el transcurso del tiempo, los pacientes deben iniciar el tratamiento lo antes posibles para obtener mejores resultados. El tratamiento más eficaz es corregir los factores de riesgo modificables que pueden acelerar la artrosis, como la obesidad, los movimientos repetitivos o una correcta higiene postural. Más allá de la prevención, los antiinflamatorios y/o analgésicos y medicamentos condroprotectores pueden aliviar el dolor y mejorar la movilidad. Los pacientes también pueden optar por Bonflex Artisenior, un producto específicamente desarrollado con el fin de mejorar el cuidado, el bienestar y la funcionalidad de las articulaciones desgastadas por efecto de la edad.

 

Te explicamos cómo funciona Bonflex Artisenior. Este producto tiene concentraciones ponderadas de curcuminoides y alcaloide piperina, así como concentraciones altas de clohidrato de glucosamina de origen vegetal y de sulfato de condroitina de alta biodisponibilidad, que están orientadas a lograr, de forma específica, un incremento a corto plazo del bienestar articular del paciente mayor, sénior o anciano, y a mantener esa mejoría en el medio y largo plazo. Un producto que reduce el dolor, la rigidez y aumenta la movilidad, aspectos fundamentales para el tratamiento de la artrosis de rodilla.

¿Qué es la artrosis de rodilla?
Comentarios