lunes. 26.02.2024

El Gobierno regional refuerza el apoyo a los jóvenes con más ayudas a la investigación en el ámbito de la industria agroalimentaria, según puso de manifiesto este martes el consejero de Investigación, Juan María Vázquez, tras renovar un acuerdo con el Centro Tecnológico Nacional de la Conserva que “permitirá pasar de 11 a 13 líneas de trabajo adaptadas a las necesidades del sector”.

Vázquez, en calidad de presidente de la Fundación Séneca, y el presidente del Centro Tecnológico Nacional de la Conserva, José García, firmaron un nuevo convenio por el que se prolonga durante tres años la colaboración de la Comunidad con este centro.

Los jóvenes perceptores de estas ayudas se forman en investigación, en los laboratorios y en unidades del Centro Tecnológico Nacional de la Conserva ligadas al desarrollo de diferentes proyectos agroalimentarios”, explicó el consejero, quien destacó que “el éxito de este programa viene avalado por el dato de que se ha conseguido un 100% de inserción laboral”.

El acuerdo prevé una dotación anual de 224.240 euros, lo que supone un 18,5% más que en 2020, y establece un total de 13 líneas de investigación de interés industrial a las que se asociará el personal en formación, en lugar de 11. 

La Comunidad, a través de la Fundación Séneca, colabora desde 1997 con el Centro Tecnológico Nacional de la Conserva en el desarrollo de un programa de apoyo a la investigación aplicada al sector agroalimentario. En él, jóvenes investigadores se incorporan a proyectos de investigación de interés para el sector en líneas definidas por el centro en función de la demanda para satisfacer las necesidades de empresas del sector agroalimentario de la Región de Murcia.

La Fundación Séneca realiza la convocatoria pública de las ayudas y selecciona con criterios de calidad académica a los candidatos, además de gestionar las ayudas y realizar el seguimiento de los proyectos. 

PERIODO DE FORMACIÓN DE TRES AÑOS

Los candidatos se incorporan a una de estas líneas para colaborar en alguno de los proyectos durante un periodo de formación de tres años durante los que buena parte del personal en formación realiza en sus laboratorios, y en estrecha relación con las empresas, una tesis doctoral de interés industrial bajo la dirección del personal investigador del centro

La incorporación del personal en formación a la plantilla del centro y a las empresas del sector permite una transferencia más eficaz de los resultados de proyectos de I+D+i a la industria agroalimentaria, así como responder eficazmente a sus necesidades y abordar retos para afrontar las nuevas oportunidades de mercado.

La Comunidad y el Centro Tecnológico Nacional de la Conserva realizan un seguimiento de la inserción laboral del personal formado, que se emplea en un 100% en el propio centro, en las universidades de la Región y en empresas del sector agroalimentario, como Alcurnia, Cítricos de Murcia, AMC, Juver, Estrella de Levante, Fripozo, Hero España, JJ Albarracín, Plastimol o Quipons.

La CARM impulsa la investigación de jóvenes en el sector agroalimentario