martes. 23.04.2024
PROTESTAS

Los agricultores recorren la Región sin incidentes hasta llegar a Murcia y trasladar al Gobierno sus reivindicaciones

Unos 2.000 tractores y vehículos agrarios avanzaron por diferentes autovías y carreteras provocando retenciones para exigir mejoras en las condiciones del sector, de los cuales cerca de 200 entraron en la capital, donde repartieron 12 toneladas de productos hortofrutícolas.

undefined
A las puertas de la Delegación del Gobienro se han vivido los momentos más tensos, cuando varios agricultores han arrojado al asfalto varias cajas de limones y tomates que después han sido aplastados por los tractores. (Archivo)

Convocados por las organizaciones agrarias COAG, Asaja y UPA, en torno a 2.000 tractores y vehículos agrarios avanzaron durante la mañana de este miércoles por diferentes autovías y carreteras de la Región para exigir mejoras en las condiciones del sector, provocando retenciones sin incidencias.

Unos 400 tenían prevista su entrada en la ciudad, si bien en torno a las 13 horas, momento en el que a las decenas de agricultores que se habían congregado en la capital se les han unido centenares de tractores, camiones y vehículos agrícolas, el ayuntamiento de Murcia tenían contabilizados un total de 189 vehículos, por debajo de las previsiones de las organizaciones agrarias; 101 de ellos, tractores, que han llegado a la Delegación del Gobierno entre aplausos de los manifestantes.

Desde aproximadamente las 10 de la mañana, los representantes regionales de esas entidades han acompañado a los manifestantes en el entorno de la sede de la Delegación del Gobierno central, donde han instalado un sistema de megafonía desde el que se informaba, por un lado, de las reivindicaciones de la protesta y, por otro, las grandes diferencias entre los precios que los agricultores cobran por sus productos en origen y el precio máximo que los consumidores abonan por ellos en los supermercados.

Esas diferencias de precios llegan a multiplicarse “por 300, por 500 y hasta por mil”, según ha denunciado el secretario general de Asaja en la Región de Murcia, Alfonso Gálvez, que ha recordado que una de las principales exigencias del sector es la “aplicación estricta” de la ley de Cadena Alimentaria, para evitar esos “márgenes totalmente abusivos” que se siguen produciendo en la actualidad y que llevan a que el agricultor venda “por debajo de los costes de producción” a pesar de que los consumidores pagan elevados precios por los mismos productos en los supermercados.

“Yo lo regalo en el campo, tú lo pagas en el súper” es la frase que se repetía en muchos de los carteles que portaban los tractores.

Para el secretario general de UPA en la Región de Murcia, Marcos Alarcón, la ley de Cadena Alimentaria es "un instrumento legal privilegiado” que debería incluso extenderse al resto de países de la Unión Europea, pero para que sea efectiva, ha advertido, precisa de la colaboración “de todas las administraciones”, también la autonómica, para que se puedan cumplir esas condiciones de cobertura de los costes de producción.

Entre las reivindicaciones repetidas en la protesta de este 21F, las organizaciones agrarias han destacado también la necesidad de cambiar la política agraria de la UE, ya que “la actual PAC establece condiciones y requisitos de imposible cumplimiento” para los agricultores, según Gálvez.

Para Alarcón, es posible compatibilizar desarrollo agrario y respeto al medio ambiente, pero debe hacerse “de la mano del sector y de manera ordenada y progresiva”, ya que la actual PAC ha impulsado un modelo sin una verdadera transición, de manera acelerada y con grandes costes para los agricultores.

Han resaltado también la necesidad de garantizar el agua para las producciones de regadío, lo que debe pasar por la aprobación de un Plan Hidrológico Nacional, y han reivindicado el mantenimiento del trasvase del Tajo al Segura.

También ha reclamado mayores ayudas a la contratación de seguros agrarios, bonificaciones fiscales y la recuperación de la apuesta por el modelo europeo de producción basando en la agricultura familiar y estableciendo “cláusulas espejo” para que los productos procedentes de terceros países tengan que cumplir los mismo requisitos que los de producción europea.

En las inmediaciones del Jardín Chino de la ciudad de Murcia los agricultores han instalado dos camiones de los que han descargado numerosos palés con unas 12 toneladas de productos hortofrutícolas, como limones, coliflores, lechugas, brócoli o calabacines, entre otros, que en torno a las 12 del mediodía han comenzado a repartir de manera gratuita entre los ciudadanos, que han acudido de manera masiva.

En cuanto a las tractoradas, según ha explicado a EFE el presidente autonómico de COAG, José Miguel Marín, han discurrido con total normalidad y sin incidentes, y con una participación masiva, de unos 2.000 vehículos en total.

A las puertas del edificio se han vivido los momentos más tensos, cuando varios agricultores han arrojado al asfalto varias cajas de limones y tomates que después han sido aplastados por los tractores.

Una mujer ha lanzado también un limón contra el amplio cordón policial que rodeaba la sede de la Delegación, lo que ha motivado que dos agentes se la llevaran de la protesta para identificarla, entre gritos y abucheos del resto de los manifestantes, al tiempo que los responsables de las organizaciones agrarias trataban de calmar los ánimos asegurando que la mujer no formaba parte de la protesta.

También han mostrado su apoyo a la movilizaciones entidades vinculadas al sector agrario como la Federación de Cooperativas Agrarias de la Región de Murcia (Fecoam) o la Asociación de Productores y Exportadores de Frutas y Hortalizas de la Región de Murcia (Proexport).

Así, el presidente de Fecoam, Santiago Martínez, se ha mostrado convencido de que esta protesta marcará “un antes y un después” en las negociaciones del sector agrario con el Ministerio y ha pedido a su titular, Luis Planas que, si no se sienta a negociar, se marche y deje paso “a alguien que conozca del tema”.

Por su parte, el presidente de Proexport, Mariano Zapata, ha confiado también en que tras estas protestas, el Gobierno central cambie la actual “normativa asfixiante” que dificulta la producción agraria, por lo que ha insistido en la necesidad de que las instituciones escuchen al campo.

Los manifestantes y los vehículos agrarios continuaron bloqueando la avenida Teniente Flomesta mientras los representantes de las organizaciones agrarias se reunian con la delegada del Gobierno, Mariola Guevara.

Una vez finalizada la reunión han comenzado a abandonar las inmediaciones de la Delegación del Gobierno en torno a las 16 horas, dentro del horario previsto.

Tras el encuentro, los tres representantes han agradecido la participación en la protesta y han instado a los manifestantes y vehículos a disolverla y a comenzar a trabajar en la nueva manifestación que se celebrará el 26 de febrero en Madrid, desde la sede del Ministerio de Agricultura hasta la de la sede de la Oficina del Consejo de la UE.

No obstante, según ha señalado el presidente de COAG, han arrancado también el compromiso de la delegada del Gobierno de solicitar que las organizaciones agrarias murcianas sean recibidas “cuanto antes” por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Con ella, esperan aclarar las consecuencias que tendrán los nuevos caudales ecológicos fijados para la cabecera del Tajo en los envíos de agua de ese río hasta el Segura, al tiempo que le exigirán el mantenimiento de esos trasvases.

La reunión con la delegada del Gobierno, ha dicho Marín, ha sido positiva, pero ha advertido de que el papel de las organizaciones agrarias “no solo es trasladar los problemas” del sector, algo que están “hartos de contar una y mil veces”, sino que exigen “soluciones ya” para esos problemas, “a corto plazo” y más allá de la constitución de mesas de diálogo “que no dan resultados”.

En la misma línea, el responsable de UPA ha insistido en que “hay materias que tienen que ser resueltas” porque los agricultores no pueden permanecer en “incertidumbre permanente” sobre aspectos trascendentales como la disponibilidad de agua.

Además, ha hecho un llamamiento al entendimiento entre las administraciones: “No vamos a soportar que sigan echándose la culpa unas a otras, la culpa es de todos”, ha dicho, al tiempo que ha exigido que los gobiernos estatal y regional vayan “a Bruselas con fuerza” para exigir la revisión de las normas que “complican la vida a los agricultores”.

Por su parte, el secretario regional de Asaja ha subrayado que los agricultores no van a ser “actores de un teatro donde no se resuelve nada” y ha recordado algunos de los puntos de sus reivindicaciones, como la exigencia de revisar el pacto verde europeo; la necesidad de cumplir con la ley de Cadena Alimentaria para evitar los bajos precios en origen y las prácticas abusivas, la mejora de las ayudas a la contratación de los seguros agrarios o la reforma de las condiciones de la PAC.

Las organizaciones han animado a los agricultores a mantener la unidad de acción y continuar participando en las protestas que se convoquen, a nivel regional y nacional, porque, han insistido, no deben dejar pasar este momento para sus reivindicaciones

Los agricultores recorren la Región sin incidentes hasta llegar a Murcia y trasladar al...