martes. 23.07.2024

Llenar el depósito de gasolina en la operación salida que arranca este jueves es una media de casi 4,5 euros más caro que en la de hace dos años, en el mundo prepandemia, mientras que hacerlo de gasóleo es en torno a 2,86 euros más costoso que en 2019.

 

Según los datos difundidos este jueves por el Boletín Petrolero de la Unión Europea (UE), el precio de la gasolina ha subido un 0,66 % en la semana de inicio de la operación salida del verano y ya es un 6 % más cara que antes de la pandemia del coronavirus, mientras que el gasóleo se ha encarecido un 0,65 % respecto a la semana anterior y un 4,36 % si se compara con 2019.

 

Así, la gasolina se vende a una media de 1,383 euros el litro, mientras que el gasóleo lo hace a 1,246 euros, por lo que ambos carburantes marcan máximos anuales. De esta forma, en la actualidad, llenar un depósito medio de 55 litros con gasolina cuesta 76,07 euros, mientras que si se reposta gasóleo, el precio es 68,53.

 

En cambio, hace dos años, cuando comenzaba la última operación salida antes de la pandemia, la gasolina costaba 1,302 euros el litro, mientras que el gasóleo lo hacía a 1,194 euros el litro. Así, llenar un depósito medio con gasolina costaba entonces 4,45 euros menos que ahora, mientras que si se hacía con gasóleo, la rebaja era de 2,86 euros.

 

UN 20% MÁS CARO QUE HACE UN AÑO. En comparación con los precios registrados hace un año, cuando el proceso de desescalada había concluido y se empezaba a recuperar la movilidad, la gasolina se paga ahora casi un 21 % más cara, frente al casi 20 % que sube el gasóleo. Respecto al último mes, la gasolina cuesta un 2,4 % más y el gasóleo un 2,8 %, mientras que si se analizan los precios de ambos carburantes desde que comenzó 2021, la gasolina y el gasóleo suben un 16,8 % y un 16,6 %, respectivamente.

 

Ambos carburantes siguen al alza desde el pasado mes de noviembre, momento en el que todavía estaban en vigor las restricciones para contener la segunda ola de la pandemia.

 

Pese a ello, ambos carburantes se mantienen lejos de sus máximos históricos que alcanzaron la semana del 3 de septiembre de 2012, hace casi nueve años, cuando la gasolina costaba 1,522 y el gasóleo el 1,455 euros. Así, la gasolina es ahora un 9,2 % más barata que esa semana, mientras que el gasóleo cuesta cerca de un 14 % menos.

Llenar el depósito en la operación salida, 4,5 euros más caro que en prepandemia