martes. 04.10.2022
MERCADO DE LA VIVIENDA

La Región, entre las menores tasas de variación del precio de la vivienda de España

La cifra no sobrepasa el 3,3% y solo deja detrás a Cantabria, Islas Canarias y Melilla

Así lo afirma la estadística Tinsa IMIE Mercados Locales del segundo trimestre, que no descarta que en los próximos meses se produzca un endurecimiento de los criterios de concesión de préstamos.

La Región de Murcia registró una tasa variación interanual del 3,3% en el precio de la vivienda nueva y usada, situándose solo por encima de Cantabria, Islas Canarias y Melilla a nivel de comunidades autónomas, si se compara esta misma cifra en cuanto a provincias, la Región escala posiciones y deja atrás a 15 provincias españolas.

 

Por su parte, la ciudad de Murcia alcanza el 4,4% de variación interanual en el precio de la vivienda nueva y usada a nivel de capitales de provincia, situándose entre las cifras medias nacionales, sin destacar ni para bien ni para mal.

 

El precio de la vivienda nueva y usada en España mantuvo entre abril y junio el impulso experimentado durante los dos trimestres anteriores, sin aumentar su intensidad. Los 1.685 €/m 2 de valor medio reflejado en la estadística Tinsa IMIE Mercados Locales del segundo trimestre representan un aumento del 2,4% respecto al trimestre anterior y del 8,2% en los últimos 12 meses. El grueso de las provincias ha registrado incrementos interanuales entre el 3% y el 7%.

 

El valor medio de la vivienda nueva y usada en España se sitúa un 21,8% por debajo de los máximos alcanzados en 2007, tras revalorizarse un 30,5% de media desde su nivel más bajo durante la crisis financiera (primer trimestre de 2015).

 

“Continuamos observando una demanda activa que se combina con una oferta limitada y tensiona los precios al alza, pese a que las cifras acumuladas de compraventas muestran una ligera desaceleración respecto al mismo periodo de 2021”, apunta la directora del Servicio de Estudios de Tinsa, Cristina Arias. La política de incremento de tipos del BCE para contener la elevada inflación hace prever, en opinión de Arias, “un encarecimiento del nuevo crédito hipotecario, que, dada la sensibilidad de la demanda de vivienda a variaciones en los tipos de interés, puede modificar las intenciones de compra de los hogares”.

 

Además, no es descartable que en los próximos meses se produzca un endurecimiento de los criterios de concesión de préstamos por parte de las entidades financieras ante un escenario de ralentización económica y de poder adquisitivo erosionado por la inflación. “El incremento progresivo de los tipos de interés puede derivar en una moderación gradual de la demanda de vivienda que desaceleraría el incremento de los precios del producto residencial”, afirma Cristina Arias.

La Región, entre las menores tasas de variación del precio de la vivienda de España
Comentarios