viernes. 19.07.2024

Suecia y las cuentas nacionales

“Si dentro de 30 años no tenemos dos jóvenes trabajando para mantener a un jubilado, habrá ocurrido una catástrofe o habrá robots que lo hagan". Santiago Carrillo, Secretario del PCE.

5393_edad-de-jubilacion_tcm924-605437

Ya que siempre hablamos de los países nórdicos, podría ser hora de comenzar a imitarlos. En la actualidad, Suecia gasta en pensiones apenas un 7,6% de su PIB, la mitad que España, e, incluso, espera reducir esa cifra a pesar del envejecimiento de su población. Y aunque es cierto que se tratan de previsiones optimistas, la diferencia frente a España, donde la incógnita entraña tan solo en la fecha del quiebre del sistema, es abismal.

Las Cuentas Nocionales es una combinación del método de Reparto y el de Capitalización, donde los trabajadores sufragan las pensiones, pero donde éstas dependen de lo cotizado durante toda la vida laboral y no de la base de los últimos años.

Un sistema de ahorro privado intergeneracional. Más aún cuando el dinero cotizado no permanece estático, sino que, a la hora de cobrar la pensión, se le aplica un factor de revalorización ligado esencialmente al aumento de los salarios. Es decir, que cuanto más cobren los actuales trabajadores, mayor será el incremento de las pensiones.

Una completa alineación de incentivos, pues el bienestar de los pensionistas dependerá directamente de la marcha de la economía. Un aspecto clave ya que, en épocas de recesión, también su pensión se verá reducida. Así se propicia la implicación de los más mayores en el buen funcionamiento económico, derivando sus votos a quienes sean capaces de garantizarlo.

Una dinámica que extirpa de raíz las medidas populistas de incrementos indiscriminados de las pensiones, aun a coste de endeudamientos masivos o extractivas subidas de impuestos.

Dejando atrás la egoísta lucha generacional del sistema de Reparto, o todos ganan… o todos pierden. Incluso eliminando una de las problemáticas más habituales, pues el procedimiento divide el importe de dinero ahorrado entre la esperanza de vida habitual a la hora de ajustar la pensión.

Así, el Estado no solo compensa económicamente las distintas esperanzas de vida de sus ciudadanos, sino que permite al sistema ajustarse automáticamente al envejecimiento de la población, protegiéndolo de los vaivenes demográficos.

Por esa razón las pensiones en Suecia son al mismo tiempo sostenibles, evitando déficits, y suficientes para una vida plena. Así lo certifica la propia Agencia Sueca de Pensiones, quien calcula que los nuevos pensionistas reciben entre el 75% y el 86% de su último salario.

Transparencia y seguridad para una ciudadanía que conoce en todo momento el monto estimado de su pensión y las normas que finalmente lo regirán. Un profundo contraste frente a nuestro sistema de Reparto tradicional, donde su normativa depende de la voluntad política, y las reglas del juego (edad de jubilación, pensión, base de cotización, medio de sufragarlo…), del Gobierno de turno. No es extraño, pues, que las cotizaciones en España ya no se vean como un ahorro, sino como otro impuesto injusto a evitar. Y la proliferación de la economía sumergida tan solo agudiza la decadencia económica del país.

Otra de sus peculiaridades es que los trabajadores suecos pueden jubilarse cuando lo consideren oportuno a partir de los 62 años, eligiendo, si es su deseo y tienen energía, trabajar más años para continuar ahorrando. Además, la pérdida de trabajo durante los últimos años previos a la jubilación no es tan traumática como en los modelos de reparto, pues este último salario no resulta determinante.

Y, por supuesto, también contiene un mecanismo de apoyo a los más desfavorecidos, con la existencia de un subsidio mínimo que oscila entre los 700 y los 1.150 euros, según las circunstancias. Un complemento relativamente alto que, gracias al sistema, el Estado puede permitirse. Eso sí que supone que nadie se quede atrás. Sin obviar, como no, su complementariedad con un segundo sistema de pensiones privado.

El periodo transitorio de Suecia duró dos décadas. El tiempo corre en nuestra compra. Ya veremos si en España dejamos escapar el momento de buscar soluciones antes de adentrarnos en el de encontrar culpables.

Suecia y las cuentas nacionales