domingo. 02.10.2022

HRTech (II): El ecosistema de trabajo colaborativo que viene a romper los silos del trabajo en equipo

Con términos como The Cloud; Social Networking; People Analytics; Business Intelligence; Big Data; Internet de las Cosas (IoT); Inteligencia Artificial (IA); Automatización Robótica de Procesos (RPA); Entornos Colaborativos de Trabajo (ECT), hacemos referencia a una parte de los avances tecnológicos que la transformación digital ha incorporado al mundo de la empresa.

 

Estos avances fruto de la transformación digital no sólo están quebrando cada uno de los paradigmas clásicos sobre los que las empresas han asentado su cultura organizacional, sino que han puesto de manifiesto que, para transitar de manera exitosa por ésta, se requiere que las empresas fomenten la innovación en los equipos; otorguen a la persona una mayor libertad en sus cometidos; y propicien entornos colaborativos y cooperativos de trabajo para brindar un soporte eficaz a los objetivos del negocio. 

 

En la actual realidad empresarial, en la que el cambio define el marco de las relaciones, la información y el conocimiento son esenciales para garantizar la sostenibilidad de cualquier organización. Pero no basta con tenerlos, es preciso gestionarlos de forma eficaz empleando entornos colaborativos de trabajo.

 

Estos entornos rompen los silos de la información y conocimiento existentes en las empresas, y facilitan que ambos sean alimentados, preservados, recopilados, organizados, transformados, transferidos y empleados de forma extensa por todos sus individuos y áreas. 

 

Ninguno de ellos puede ser cautivo de las personas y/o las áreas a las que sirven, y, en esta dicotomía de silos contra entornos colaborativos, éstos favorecen ampliamente tanto los procesos de identificación, captura y desarrollo de aquellas habilidades, competencias y conocimientos sobre los que se asentará el dinamismo de una organización para adaptarse al cambio; y como la satisfacción de la necesidad de que toda la información y conocimiento sea accesible en cualquier momento y lugar para todos. Su consolidación requerirá del impulso de una política general destinada a sensibilizar a los diferentes grupos de trabajo sobre la importancia de interiorizar en cada actuación diaria el principio de democratización de la información y conocimiento en todos los niveles del organigrama.

 

LOS SILOS, UNA ENFERMEDAD PARA LOS ENTORNOS COLABORATIVOS

La incapacidad e incompetencia para trabajar de forma transversal y eficiente entre cada una de las unidades de negocio de una empresa, es el germen propiciatorio para la aparición de silos de conocimiento. Estos silos aislados, soberanos e incomunicados constituyen barreras infranqueables para el desarrollo de una cultura colaborativa que aúnen a los grupos de trabajo en torno a un propósito y unos objetivos comunes.

 

Esto resta eficacia al motor de la organización a la hora de cumplir con las metas marcadas su desarrollo orgánico; de afrontar cambios culturales profundos en las personas que permitan la implementación de nuevas tecnologías o metodologías de trabajo; o de poner en marcha estrategias de crecimiento inorgánico.

 

En un entorno empresarial cambiante, volátil, incierto y ambiguo es necesario identificar qué silos se han desarrollado en la organización y romperlos para poder trascender hacia entornos colaborativos de trabajo que permitan un uso eficiente de su información y conocimiento al ser compartida entre todos sus individuos. 

 

DEL TRABAJO EN EQUIPO AL ENTORNO COLABORATIVO

En la actualidad, es tan necesario saber trabajar en equipo, como que dicho trabajo se desarrolle siguiendo una filosofía colaborativa que organice y estimule la influencia recíproca entre los integrantes de una organización. Las empresas que no escuchan a sus trabajadores están condenadas a perder competitividad. En este sentido, son necesarias plataformas colaborativas en las que los profesionales contribuyan y compartan sus conocimientos, sus propuestas y sus críticas de forma libre, al objeto de ayudar a detectar nuevas palancas u oportunidades de crecimiento.

 

Pero al tiempo hay que prestar atención a aquellas fricciones que pueden darse entre los individuos que trabajan de manera colaborativa, debiendo las empresas anticiparse a ellos y proponer soluciones que prevengan, por ejemplo, de una eventual sobrecarga colaborativa al existir perfiles que son más requeridos que otros y tienen un exceso de peticiones (incentivos de reconocimiento); de una pérdida de seguridad evitando riesgos de ciberseguridad que puedan afectar a toda la organización (reglas de acceso remoto, políticas de seguridad informática); de una confusión en el liderazgo a tratarse de un liderazgo en grupo (definición clara de los roles); o de una invasión en la vida personal al permitir los entornos colaborativos trabajar en cualquier momento y desde cualquier lugar (políticas de desconexión digital).

 

ENTORNOS COLABORATIVOS APLICADOS A LA FUNCIÓN DE RR. HH. EN LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

La cultura organizacional tradicional ha situado siempre a la función de RR. HH. al servicio de la organización, pero con poca relevancia en los foros de decisión. La irrupción de la transformación digital ha derribado los esquemas tradicionales de funcionamiento de las organizaciones, marcando nuevos paradigmas que rigen el funcionamiento de toda la organización. Tras operarse una transformación digital en una empresa, el clima resultante de dicho proceso tendrá mucho que ver con los resultados que se obtengan y el departamento de RR.HH. será clave en dicha transición.

 

En el caso de RR.HH. supone abandonar su papel de área de servicios a demanda, con nula influencia en las decisiones; y mudar hacia una nueva figura que tiene la capacidad de proponer ideas que afectan profundamente al negocio. Alcanzar ese nuevo estatus sólo es posible si es capaz de focalizar en las personas y sus necesidades, estableciendo un plan de inversión en tecnología que permita automatizar procesos rutinarios de escaso valor; si es capaz de conseguir una mayor cercanía a las áreas core del negocio, reinventado para ellos sus labores; y si es capaz proyectar una imagen de cercanía y profesionalidad que produzca un cambio de actitud de las personas hacia el departamento.   

 

Los entornos colaborativos de trabajo exigirán a los departamentos de RR.HH. que evolucione hacia una concepción HRtech, que facilite su trabajo en colaboración con todas las unidades de negocios, no sólo resolviendo problemas, sino convirtiéndose en un socio estratégico del negocio que sea capaz de impulsar cambios profundos en la cultura organizativa de la empresa a través de la transformación digital.

HRTech (II): El ecosistema de trabajo colaborativo que viene a romper los silos del...
Comentarios