domingo. 04.12.2022

"Queremos ser protagonistas y sumar al proyecto común, apasionante, que se llaman Región de Murcia y España"

Discurso del presidente de la CROEM, José María Albarracín, en la clausura de la Asamblea General de la CROEM

No es casualidad que la gran cita anual del empresariado murciano se celebre este 9 de mayo. Esta misma noche arranca la campaña para las elecciones autonómicas, municipales y europeas. Será la segunda convocatoria en un mes tras las elecciones generales del pasado 28 de abril. Y si bien las generales nos tocan a todos, al ser en clave nacional, estas de ahora lo hacen aún más de cerca.

 

Sin olvidar ese marco común que es Europa y cuyas políticas también inciden directamente en el desarrollo económico y en la competitividad empresarial. Nuestros representantes en Bruselas también deberán tener siempre presente cómo beneficiar a España y de forma específica a una región con las particularidades de la nuestra.

 

Elegimos por tanto este día para la Asamblea para que todos los candidatos a las autonómicas pudieran escuchar los mensajes que los empresarios queremos lanzar de cara a la próxima legislatura y, además, no entorpecer la campaña electoral como tal, que pedimos sea respetuosa en todos los sentidos.

 

Fernando López Miras, Diego Conesa, Isabel Franco, Óscar Urralburu, Alberto Garre y Pascual Salvador tienen en su poder las propuestas que, como empresarios, creemos imprescindibles para seguir creando riqueza y empleo. Se las hicimos llegar en un documento muy completo donde, en línea con lo realizado por CEOE ante las elecciones generales, marcamos las claves para fomentar un desarrollo económico sostenible, un empleo estable y de calidad y las medidas que consideramos imprescindibles para acabar con los condicionantes que padece esta región, sobre todo en materia de agua, infraestructuras e infrafinanciación.

 

Con independencia de lo que decidan los murcianos el próximo 26 de mayo, apelamos al diálogo, el consenso y la responsabilidad de todas las formaciones que obtengan representación en la Asamblea regional para lograr la mejor defensa de los intereses generales.

 

INVERSIONES DEL ESTADO EN LA REGIÓN DE MURCIA. Los únicos, y no me cansaré de repetirlo, que mueven a las organizaciones empresariales, por supuesto, entre ellas, CROEM. Una responsabilidad que también pedimos a las corporaciones municipales, que son actores necesarios en la localización de la inversión productiva.

 

Por ello, y con independencia de los encuentros bilaterales que vamos a mantener próximamente con la totalidad de los partidos políticos que aspiran a escaño, les pedimos hoy aquí claridad en los mensajes y promesas que nos hagan llegar, advirtiéndoles que vamos a seguir muy de cerca los compromisos que adquieran y las cuentas pendientes con la Región de Murcia, que son unas cuantas y que me van a permitir que las recuerde brevemente.

 

Una de las más perentorias es la infrafinanciación.

 

El actual sistema de financiación -aprobado en 2009- debería haber vencido en 2014, pero la falta de negociación y consenso han impedido su reforma. Ni el compromiso de la Conferencia de Presidentes de alcanzar un consenso en 2017 ni la creación de una Comisión de Expertos para su reforma han conseguido revertir la situación.

 

Dicha Comisión señalaba como algunos de los principales problemas del modelo de 2009 su excesiva complicación y escasa transparencia, que generan una gran dispersión en la financiación por habitante de las distintas autonomías. Y que ha hecho que la Región de Murcia en particular sea de las peor financiadas de España, solo por detrás de la valenciana.

 

Por eso creemos que la reforma del Sistema de Financiación Autonómica debe procurar una mayor equidad que mejore la posición de la Región de Murcia promoviendo una nivelación de la financiación por habitante de las Comunidades, eliminando las diferencias actuales; y pidiendo al Estado que condone la deuda acumulada o al menos la parte porcentual de esa deuda generada por la propia infrafinanciación en todo este tiempo. Ya que, y merece la pena recordarlo, casi el 80% de la deuda viene como consecuencia de la infrafinanciación.

 

Es fundamental que en esta nueva legislatura salga adelante el Pacto Nacional del Agua. No hubo referencia alguna a esto en los debates televisivos consecutivos en los que participaron cuatro de los candidatos en liza. Espero que ahora, con las elecciones ya celebradas, sea una prioridad para el nuevo Gobierno.

 

Gobernar implica aplicar principios de solidaridad y de equilibrio para que no haya desigualdades en ninguna materia, pero en particular en la hidrológica. El agua es un bien común y esta región necesita la garantía que aportan las soluciones definitivas. La cuenca del Segura es deficitaria y este solo se puede resolver con aportaciones externas. Por eso pedimos una vez más el blindaje del trasvase Tajo-Segura y que salga, para siempre, del debate político. El trasvase ha cumplido cuatro décadas aportando riqueza y empleo a nuestra región y también a las provincias vecinas de Alicante y Almería. Es intocable y nos tendrá enfrente todo aquel que pretenda cuestionarlo.

 

Y recuerdo aquí que no tenemos nada en contra de la desalación. Más bien al contrario, consideramos imprescindible que además de las aportaciones de cuencas excedentarias, exista una clara política de mantenimiento, ampliación e interconexión de las desaladoras. Pero todo ello, insisto, tiene que quedar reflejado en un Plan Nacional del Agua que contemple todas estas medidas y que se rija con criterios de Estado, dejando a un lado los nacionalismos estériles y excluyentes que no han aportado nada positivo a este país.

 

Hay miles de empresas y miles de familias y de trabajadores que viven del sector agroalimentario, en el que nuestros territorios son una referencia nacional e internacional, como así certifican las cifras de exportación y también los informes europeos sobre seguridad y calidad alimentaria.

 

En esas necesarias inversiones en infraestructuras subrayo la necesidad de mejorar la red ferroviaria regional, que es del siglo pasado. Murcia es la única autonomía española sin un solo kilómetro electrificado. Triste ránking el que encabeza nuestra región. También reivindicar de una forma definitiva que la movilidad ferroviaria en materia de cercanías se convierta en una realidad que tristemente ha quedado en el olvido tanto tiempo.

 

Hablaba antes del interés general como única prioridad para los empresarios. Es cuantificable el daño que está haciendo a diario que Murcia no tenga ya Alta Velocidad. Cuantificable en empleo y sobre todo en riqueza. No entro en qué motiva las decisiones políticas, pero sí pido que en el escenario que nos toca ahora, se cumplan escrupulosamente los plazos establecidos porque de ello depende también la continuidad de la línea a Cartagena y a Lorca, vital en este último caso en el objetivo de recuperar la conexión perdida con la comunidad vecina de Andalucía.

 

Por terminar el apunte sobre nuestra red fevorriaria, desde CROEM seguiremos reivindicando el proyecto FERRMED para el Corredor Mediterráneo. No el que se está planteando ahora, que priva a esta región de doble plataforma que se detiene en Monforte del Cid y obliga a que un mismo corredor soporte cercanías, mercancías y larga distancia. Abogamos por un proyecto que incluya esa doble plataforma para evitar que pasajeros y mercancías tengan que compartirla.

 

QUEREMOS CORREDOR (Suscribimos el eslogan que ha impulsado la unidad empresarial en torno a esta infraestructura vital que queremos se desarrolle íntegramente desde la frontera francesa hasta Algeciras). 

 

Y no me resisto a recordar una última vez el papel trascendental de la confederación en la recuperación de la variante de Camarillas, que ha acortado el viaje hasta el centro peninsular por el corredor natural de La Mancha. Los partidos políticos son únicos a la hora de adjudicarse triunfos, pero la verdad es que la variante de Camarillas estaba durmiendo el sueño de los justos en un cajón y fuimos los empresarios quienes la sacamos, la desempolvamos y la pusimos de nuevo sobre la mesa.

 

Y no olvidemos que aún falta, para cerrar el círculo, el desdoblamiento en doble plataforma, así como el recrecimiento de la presa por la inmensa aportación adicional de recursos hídricos que conllevará. Es una obra necesaria a la vista de las condiciones en las que se encuentra esa infraestructura y de un costo no excesivamente alto, valorado aproximadamente en unos cuatro millones de euros.

 

En 2018 tuvimos también la grata noticia de que por fin, tras años de espera, abriría el aeropuerto internacional de Murcia, cosa que sucedió a mitad del mes de enero de este mismo año. Nunca podré entender las críticas a esta infraestructura. Hemos pasado de tener un aeropuerto con condicionantes insalvables por la actividad de la AGA de San Javier a otro dedicado en exclusiva a los vuelos comerciales, sin límites de horarios como sí tenía San Javier.

 

Con el aeropuerto en marcha, es momento de reforzar todo lo posible la promoción turística de la Región de Murcia. Por eso solicito que el próximo Gobierno regional ponga todo su empeño en dar más protagonismo a esta área y en dotarla del presupuesto necesario para posicionar nuestra comunidad como destino preferente del Mediterráneo.


Contamos con todos los atractivos para ello y, ahora sí, con una infraestructura adecuada a las demandas de los viajeros, que ya lo tienen más fácil para llegar a la región, por lo menos por aire.

 

Y para cerrar estas referencias dedicadas a las infraestructuras, por la especial incidencia que tienen en la competitividad empresarial, me permito dos apuntes más. De un lado, quiero resaltar la preocupación del empresariado por la paralización de la obras de regeneración de la Bahía de Portmán, que se iniciaron en 2016 después de años de promesas y con autorización expresa de inicio de las actuaciones en 2011.

 

La Audiencia Nacional estimó en sentencia de febrero pasado que el proceso de adjudicación tiene que repetirse por cuestiones técnicas. Esto supondrá abrir un nuevo proceso de licitación que va a suponer más demoras a la hora de reanudar las actuaciones sobre la bahía. No me atrevo a vaticinar de cuánto sería el retraso.

 

Y de otro lado, reivindicar una vez más el nuevo puerto de El Gorguel, imprescindible clave para el futuro de la región, y para el que solicitamos la declaración de obra de interés nacional. Este es un proyecto de la Región de Murcia, pero que sirve para proyectar el Mediterráneo español. Y, por supuesto, el desarrollo de las Zonas de Actividades Logísticas (ZAL) tanto de Murcia como de Cartagena; sin olvidar los Arcos Norte y Noroeste, el tercer carril de la A7, cuya adjudicación hay que agilizar de manera perentoria.

 

CUÁLES SON LAS MATERIAS EN LAS QUE NOS VAMOS A VOLCAR. Comento ahora también brevemente algunas materias importantes para la actividad empresarial en las que nos hemos volcado especialmente y vamos a seguir haciéndolo.

 

Dos de ellas son la reducción de trámites administrativos y de cargas fiscales.

 

En cuanto a lo primero, hemos impulsado la elaboración de dos leyes, una primera de simplificación administrativa y de liberalización de la economía, y la segunda, la de aceleración empresarial, que continúa esa misma línea y que permite impulsar y consolidar proyectos de empresa.

 

Para la elaboración de ambas, CROEM ha estado trabajando codo con codo con el Gobierno regional y siempre con la mano tendida a todas las formaciones políticas, a todas. No entro en las razones por las que algunos partidos no han querido sumarse a nuestras demandas, solo digo que es responsabilidad única y exclusiva de sus dirigentes.

 

Y esta referencia viene al caso porque vamos a seguir trabajando por la creación y la dotación de recursos y medios de la Agencia Regional del Clima y el Medio Ambiente, que supondrá un paso más en nuestros propósitos. A quienes nos llaman depredadores: el empresario es el primer interesado en lograr el perfecto equilibrio entre el desarrollo económico y la protección del medio natural. Decir lo contrario es tirar de tópico y generalizar, y esa una maniobra arriesgada. Además para eso están las leyes. Quien no las cumpla, que lo pague, pero ruego que no se criminalice al empresario tan gratuitamente.

 

Y al igual que hemos sido muy proactivos a la hora de pedir la reducción de burocracia, lo hemos sido y lo seguiremos siendo en política fiscal. Nos quedan cosas por hacer. Las plusvalías asociadas al Impuesto de Sucesiones y Donaciones, cuya bonificación al 99% fue petición expresa de los empresarios. Continuar con la reducción del tramo autonómico del IRPF y eliminar el Impuesto sobre el Patrimonio son prioritarios en este ejercicio y así lo vamos a demandar.

 

Queremos seguir avanzando en diversificación y para ello es básico que hagamos una apuesta decidida por las energías renovables, sector de actividad en el que esta región puede ser referente dadas sus condiciones climatológicas; y por la digitalización, materia transversal que es camino directo a la mejora de la competitividad empresarial. Debemos seguir invirtiendo en innovación en general porque de ello depende la supervivencia de nuestras empresas.

 

Desde CROEM queremos aportar cada vez más en la construcción de una sociedad más igualitaria, más justa y más integradora. Hemos ido estrechando la colaboración con todas las entidades que tienen algo que decir en este sentido, y muchos de sus representantes están aquí hoy también. No solo como intermediadores a la hora de que estos colectivos puedan acceder a las empresas, sino también de manera muy activa con colaboraciones y aportaciones directas para que las personas desfavorecidas o en riesgo de exclusión encuentren ese calor y ese acompañamiento que tenemos la posibilidad, y yo diría que la obligación, de ofrecer.

 

No hemos querido tampoco permanecer al margen en otra cuestión capital, el avance en igualdad. Un avance real, coherente y sobre principios sólidos. Hemos incorporado a más mujeres en nuestros órganos de dirección porque creemos en las capacidades, no en las cuotas.

 

Y hemos impulsado, desde dentro de la propia confederación, un Plan de Igualdad que permita además lograr el Distintivo de Igualdad de la CARM. Queremos predicar con el ejemplo y arrastrar a todos nuestros grupos de interés en este movimiento que es imparable. Pero siempre, insisto, sobre principios sólidos, coherentes y razonables.

 

EDUCACIÓN Y SANIDAD. Por otra parte, la Educación y la Sanidad tienen que ser una apuesta estratégica dado que son el medio para lograr más y mejor empleo, crecimiento económico y cohesión social; favoreciendo el acercamiento entre educación y empresa y actualizar de forma ágil y eficiente cualificaciones profesionales, títulos de Formación Profesional y certificados de profesionalidad para reducir el abandono escolar y desarrollar una oferta que dé respuesta a las necesidad presentes y futuras del mercado de trabajo (desarrollar una FP más vinculada a la formación y el empleo, invirtiendo en Formación Dual, promoviendo innovación y emprendimiento y fomentando la colaboración público-privada para garantizar la oferta educativa).

 

En este sentido, quiero defender la educación pública, pero también la concertada como complemento fundamental para la formación de nuestros jóvenes.

 

Igualmente, aprovechar al máximo la suerte con la que contamos en la Región de Murcia por disfrutar de tres universidades con una oferta de altísima calidad en todas ellas que requiere esfuerzos de todos para que retengamos el talento que sale de sus aulas; jóvenes que están llamados a ser el futuro de esta región.

 

Por ello, dejémoslas trabajar en condiciones similares para obtener los mejores resultados. Y aprovecho este comentario para sumarnos una vez más desde la confederación a la petición de declaración de interés público de la UCAM, ya que reúne todas las condiciones legales y sociales para ello.

 

La sanidad es un sector de vital importancia para el bienestar de los ciudadanos y por ello pedimos a todos los partidos una legislación clara que, por interés público, permitiese, con todas las garantías, que médicos del sistema sanitario público puedan trabajar en un segundo centro. También recuperar esa bajada de las tarifas que desde 2009 viene soportando el sector para poder así dar sostenibilidad a los centros, mantener el empleo y mejorar los salarios. Y, finalmente, considerar a los centros concertados como centros integrados en la red pública sanitaria de la Región de Murcia (realizan globalmente más del 30% de la actividad asistencial del SMS).

 

REIVINDICACIÓN DEL DIÁLOGO SOCIAL/EMPLEO/ACTIVIDAD. La voluntad de CROEM y de los empresarios es construir sobre la base del diálogo social. Gobiernos, empresarios y sindicatos son las tres patas de una mesa sólida llamada a la creación de empleo estable y de calidad.

 

Es una reflexión que creo comparten Antonio Jiménez y Santiago Navarro, que una vez más están aquí participando en nuestra Asamblea y a quienes agradezco siempre la excelente disposición mostrada para tratar cualquier tema que nos sea común. Quiero decirlo y reconocerlo públicamente.

 

Empresarios y trabajadores, con sus organizaciones al frente, se tienen que entender y además deben marcar el camino al Gobierno de turno. El camino más directo a objetivos tan fundamentales como el apuntado, crear empleo estable, y también en otros no menos importantes, como la lucha contra la economía sumergida, la reducción de la siniestralidad laboral y la integración sociolaboral de personas con discapacidad y colectivos en riesgo de exclusión.

 

Es una reivindicación expresa que hago hoy, en el marco de esta Asamblea, porque creo que los agentes económicos y sociales merecen un respeto que está más que ganado y reconocido. Lo contrario es la política a golpe de decreto. No me parece lo más adecuado en tiempos en los que se reivindica el diálogo y el pacto como mejor forma de proceder.

 

CONCLUSIÓN: CROEM CRECE EN UNIDAD Y FORTALEZA. Podría abundar en muchas cuestiones, algunas de las cuales están más que dichas. No lo voy a hacer.

 

Arranca la campaña para las Elecciones Autonómicas y Municipales y me gustaría dirigirme a todos cuantos van a participar en ellas porque después tendrán la obligación de hablar y, lo que es más importante, de alcanzar acuerdos para una legislatura de gobierno estable.

 

Insisto en que hay un documento que contiene todas nuestras peticiones y está a disposición de cualquiera. Un documento con unos objetivos claros: incentivar la economía, fomentar la competitividad empresarial, simplificar y reducir trabas administrativas, impulsar la digitalización, mejorar el mercado laboral y reducir impuestos para alcanzar un desarrollo sostenible.

 

Cada uno de esos objetivos tiene su propio desarrollo y una serie de propuestas concretas para alcanzarlos. Lo que queremos es compromiso por parte de las formaciones políticas para hacerlo suyos. Desde luego, en lo fundamental. Creo, creemos los empresarios, que no hay manera mejor de superar un contexto de desaceleración como el que parece confirmado que se nos avecina que apoyando la inversión productiva.

 

Hace poco conocimos la Encuesta de Población Activa del primer trimestre del año, que tuvo un comportamiento dispar pese a que ofreció rasgos positivos como la mayor reducción de la tasa de paro en toda España; un dato interanual aún sólido; y también una reducción de la temporalidad.

 

Más recientemente llegó el dato de evolución del PIB regional, donde observamos una notable moderación del ritmo de crecimiento. La economía de la Región de Murcia mantuvo una tasa de crecimiento positiva durante el año 2018, que se suma a los resultados excepcionales de años previos aunque con un perfil más contenido. Se aprecia moderación en el ciclo económico y un diferencial en negativo respecto a la media nacional, aun estando sujetos a revisión como así indicamos en el informe que hicimos público recientemente.

 

En conclusión, sigue habiendo dinamismo en la economía regional por quinto año consecutivo, aunque a un ritmo más lento del esperado. Esto significa que existen factores que inciden para mal, como la incertidumbre asociada al Brexit o los aranceles que se están imponiendo en Estados Unidos y que tanto inquietan a nuestro sector exportador.

 

Con todo, la vocación exportadora de la empresa murciana es una de las fortalezas de nuestra economía. Tenemos en la internacionalización una de nuestras grandes señas de identidad, con empresas punteras en muchos sectores, no solo en el sector agroalimentario. Debemos seguir abriendo y consolidando mercados y para eso es fundamental un apoyo institucional sin fisuras.

 

Igual que hay que mantener el pulso de una actividad que lo ha recuperado por fin, la construcción, tras años de parálisis por culpa de la crisis. Hay signos claro de vida y debemos evitar caer en el conformismo tanto como en la euforia.

 

Y ya voy terminando. Quiero dedicar la parte final de mi intervención a la situación que vive hoy CROEM y al asociacionismo empresarial en su conjunto. Yo lo calificaría de extraordinario. No digo inmejorable porque siempre se podrá mejorar, y os garantizo que estamos en ello.

 

El objetivo de hacer del empresariado murciano una auténtica piña, con una unidad sin fisuras, está más cerca cada vez que una asociación, colectivo o empresa se integra en CROEM.

 

En la memoria de actividades podrán comprobar las últimas incorporaciones efectuadas. Todas ellas contribuyen a ese objetivo. Pero me van a permitir que destaque, siguiendo el acuerdo CEOE-ATA, la incorporación de Ata-Murcia, con lo que el colectivo de autónomos aporta más representatividad y unidad a la confederación. Saludo a Lorenzo Amor, presidente de ATA, que nos acompaña en esta jornada tan especial. Muchas gracias, Lorenzo. Y a la vicepresidenta nacional y presidenta de ATA-Región de Murcia, Celia Ferrero. Ambos rubricamos esa adhesión a CROEM en un día de satisfacción para ambas organizaciones.

 

Pero queremos ir un poco más allá. De ahí que sea intención de esta confederación ampliar las líneas de colaboración con la economía social. No olvidemos que las cooperativas agrarias, que son economía social, están integradas en CROEM desde hace años. Pero es momento de dar otro paso. Por eso recientemente hemos iniciado conversaciones para establecer vínculos de colaboración con Ucomur, pero abiertos a otras como Amusal. Gracias, Juan Antonio Pedreño, por estar aquí y por la sintonía mostrada. Creo que es el mejor mensaje que podemos trasladar al sector empresarial porque entre todos estamos haciendo de esta región un ejemplo a seguir en materia de asociacionismo. Y a José Francisco Ballester, presidente de Amusal, le abro la puerta para que te incorpores a estas vías recientemente abiertas.

 

Cuanto más vivas, más fuertes y más grandes sean nuestras organizaciones, y más colaboremos entre todos, mayor será nuestra influencia. Es nuestro mejor aval.

 

Los empresarios somos personas agradecidas y por ello hoy quiero reconocer, en nombre de todas las empresas y empresarios de la Región de Murcia, la admiración y el respeto por nuestros Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, representados por el almirante Aniceto, el coronel de la Base Aérea de Alcantarilla, Francisco Fernández; el coronel Miguel Iborra, de la Academia General del Aire, un murciano más; el coronel de la Guardia Civil Jesús Arribas; y el comisario jefe del Cuerpo Nacional de Policía, Cirilo Durán.

Quiero que sepáis que nos tendréis siempre a vuestro lado en agradecimiento a vuestra entrega permanente (los empresarios somos firmes defensores de vuestra equiparación salarial).

 

Y concluyo haciendo de nuevo un llamamiento a los candidatos de los distintos partidos políticos cuando estamos a punto de arrancar la campaña de las Autonómicas y Municipales. Afrontamos una nueva legislatura y tenemos por tanto cuatro años por delante para ejecutar políticas que hagan de Murcia un paradigma en iniciativa empresarial, en inversión productiva y en apoyo a los generadores de riqueza y empleo.

 

Hagan suyas las propuestas de CROEM. Buscan el bien común, el interés general. En esta confederación y en los empresarios en general van a encontrar siempre una mano tendida y ánimo de participación. A cambio pedimos estabilidad política e institucional; defensa de la unidad de mercado dentro de la unidad nacional; que se hable de empleo, de creación de riqueza; de seguridad jurídica para las empresas y de un tratamiento global que nos permita trabajar en beneficio de todos; pero también de productividad (básica para favorecer la competitividad) y también de economía (ahora que vienen curvas y no solamente lo atisba CROEM sino también Europa corrigiendo el crecimiento).

 

Echamos en falta que se dedicara una sola palabra en las últimas Elecciones Generales a estas cuestiones básicas. Ahora les toca a ustedes. Pero no hablen solo de quién sube o baja impuestos, sino de todo lo que acabo de expresarles.

 

En definitiva, queremos ser protagonistas y sumar al proyecto común, apasionante, que se llaman Región de Murcia y España.

"Queremos ser protagonistas y sumar al proyecto común, apasionante, que se llaman...
Comentarios