martes. 16.04.2024

El impacto económico de la destrucción en Gaza

Un informe de la ONU destaca el nivel sin precedentes de destrucción en la economía de Gaza, que llevará decenas de miles de millones de dólares y décadas revertir.
El impacto económico de la destrucción en Gaza

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) publicó recientemente un informe sobre el deterioro social y económico en Gaza desde el inicio de la operación militar el 7 de octubre de 2023. El informe cuantifica la pérdida del PIB, los plazos de recuperación y los efectos duraderos en la pobreza y el gasto de los hogares, cuya reparación implicará un gran desafío.

La UNCTAD estima actualmente que la economía de Gaza ya se había contraído un 4,5% en los primeros tres trimestres de 2023. Sin embargo, la operación militar ha catapultado enormemente la caída y precipitado una contracción del PIB del 24%.

Si la operación militar actual terminara de inmediato, la reconstrucción comenzase a la misma vez y la tendencia de crecimiento de 2007-2022 continuase (promedio del 0,4%), Gaza tardaría hasta 2092 solo para recuperar los niveles de PIB de 2022. Sin embargo, incluso con el escenario más optimista en el que el PIB podría crecer anualmente al 10%, Gaza tardaría hasta 2035 en alcanzar el nivel previo al bloqueo de 2006.

La recuperación de la economía de Gaza exigirá un compromiso financiero, varias veces superior a los 3.900 millones de dólares que se destinaron tras la operación militar de 2014, e implicará un esfuerzo internacional para restaurar las condiciones socioeconómicas previas al conflicto.

Las condiciones socioeconómicas en Gaza ya eran desesperadas en 2022 y la primera mitad de 2023, con más de dos millones de gazatíes confinados en uno de los espacios más densamente poblados del mundo, con acceso inadecuado a agua limpia, suministro eléctrico intermitente y sin un sistema de alcantarillado adecuado. Dos tercios de la población vivían en la pobreza y el 45% de la fuerza laboral estaba desempleada antes del inicio de la última operación militar.

La evaluación de la UNCTAD subraya que restablecer las condiciones socioeconómicas previas al conflicto en Gaza llevará décadas y requerirá una ayuda exterior sustancial. La operación militar en curso ha desplazado al 85% de la población de Gaza, deteniendo las actividades económicas y empeorando aún más la pobreza y el desempleo.

Hasta diciembre de 2023, el desempleo había aumentado al 79,3%. Mientras tanto, 37.379 edificios, equivalente al 18% de las estructuras totales de la Franja de Gaza, han sido dañados o destruidos por la operación militar. La Franja de Gaza, donde la mitad de la población son niños, ahora está casi inhabitada, con personas que carecen de fuentes de ingresos adecuadas, acceso al agua, saneamiento, salud o educación.

El informe destaca la necesidad urgente de romper el ciclo de destrucción económica que ha dejado al 80% de la población dependiente de la ayuda internacional y advierte que volver al statu quo anterior al conflicto no es una opción.

La posibilidad y velocidad de recuperación en Gaza dependerán del fin de la operación militar, la participación de los donantes y el posterior desempeño económico.

La evaluación de la UNCTAD defiende que una nueva fase de rehabilitación económica no puede simplemente tener como objetivo volver al statu quo anterior a octubre de 2023. Es necesario romper el círculo vicioso de destrucción y reconstrucción parcial. Las limitaciones económicas de Gaza, arraigadas en 56 años de ocupación y un bloqueo de 17 años, requieren una comprensión exhaustiva y estrategias realistas para desbloquear su potencial de crecimiento a través de medidas que incluyan la restauración del Aeropuerto Internacional de Gaza (hoy inoperable), la construcción de un puerto marítimo y permitir al gobierno palestino desarrollar los campos de gas natural descubiertos en la década de 1990 en el mar Mediterráneo frente a la costa de Gaza para ayudar a financiar la reconstrucción de infraestructuras.

El informe enfatiza la importancia de proporcionar un apoyo presupuestario inmediato y sólido al gobierno palestino. Tal apoyo ayudaría a prevenir un colapso más amplio al sostener la gobernabilidad, brindar servicios públicos esenciales y mantener la demanda agregada a través de pagos de salarios y liquidación de deudas con el sector privado.

La ayuda extranjera disminuyó de un total de 2.000 millones de dólares, o el 27% del PIB, en 2008, a 550 millones en 2022, menos del 3% del PIB.

La UNCTAD subraya que la resolución de las crisis de Gaza requiere poner fin a la operación militar y levantar el bloqueo como paso crucial hacia la realización de una solución de dos estados con las fronteras de 1967, de acuerdo con el derecho internacional y las relevantes resoluciones de las Naciones Unidas.

El impacto económico de la destrucción en Gaza