domingo. 19.05.2024

El PIB de la Región asciende a 35.810 millones de euros, lo que supone el 2,7% del PIB español.

El PIB per cápita (23.197 euros) es el quinto más bajo de todas las regiones y un 17,6% inferior a la media del país. Pese a ser una de las regiones más dinámicas en los últimos años, la distancia de su PIB per cápita respecto a la media se ha estabilizado debido al fuerte crecimiento demográfico que ha experimentado. De hecho, con casi 1,6 millones de habitantes, Murcia cuenta con el 3,2% de la población total de España; siendo además la región menos envejecida del país, ya que solo el 16,6% de la población es mayor de 65 años (20,4% de media).

Por sectores productivos, destaca la mayor especialización relativa en industria, tanto manufacturera (15,1% del PIB vs. 12,5% en España) como extractiva (5,6% vs. 4,9%), y, sobre todo, en agricultura (4,6% vs. 2,6%), donde ocupa el tercer puesto regional en producción de frutas y hortalizas. Por el contrario, los servicios ligados a la industria tienen un peso muy inferior (21,8% vs. 28,5%).

Las exportaciones de bienes representan el 40,2% del PIB regional, 11,3 puntos por encima del promedio español y el cuarto porcentaje más alto del país. En 2023, la Región exportó mercancías por 14.020 millones de euros, el 3,7% de las exportaciones españolas. Casi la mitad de los bienes exportados proceden del sector agroalimentario, especialmente frutas, legumbres y hortalizas, por delante de combustibles (23,7%) –gracias a la refinería de Escombreras– y productos químicos (10%). Murcia concentra el 17% de las exportaciones españolas de frutas y legumbres.

Situación macroeconómica

La economía murciana está teniendo una evolución positiva. Desde CaixaBank Research estiman que el PIB murciano creció en 2023 un 2% (2,5% en España). El contexto inflacionista y de altos tipos de interés frenó el gasto en consumo, y el encarecimiento de costes y la sequía impactaron negativamente en el sector agro y la industria alimentaria, muy relevantes para la Región. En cambio, destacó la solidez de comercio, turismo y obra pública.

Nuestras previsiones apuntan a una ralentización de la economía murciana en 2024, con un avance del PIB del 1,8% (1,9% de media del país). La pérdida de impulso se explica, principalmente, por el debilitamiento de construcción e industria, todavía afectada por el encarecimiento de costes, mientras que los servicios amortiguarán su contribución al crecimiento. Por el lado positivo, esperamos que se intensifique el ritmo de implementación de los fondos europeos, lo que ayudaría a dinamizar la actividad.

El empleo muestra un comportamiento positivo en Murcia. Tras crecer un 1,9% en media en 2023 (2,7% en España), la afiliación se acelera intensamente en el arranque de este año y crece en febrero a un ritmo del 3,1% interanual (vs. 2,7%), superando ampliamente los niveles de 2019 (12,3% vs. 9,6% de media): en el último año destaca el aumento de ocupación en hostelería, educación y sanidad. Por su parte, la tasa de paro (11,3% en el 4T 2023) es inferior, tanto a la media española (11,8%) como, sobre todo, a los niveles prepandemia (16,1% en el 4T 2019).

El gasto en consumo viene registrando un comportamiento más modesto que el promedio del país: tras registrar en 2022 el mayor descenso de todas las regiones afectadas por las tensiones inflacionistas, las ventas del comercio minorista (en volumen) apenas crecieron un 0,5% en 2023 (2,9% en España) y un 0,2% interanual en enero de este año (vs. 1,4%), de modo que es una de las regiones más alejadas de los niveles de 2019 (–5,9% vs. +1,2%).

La actividad industrial de Murcia se vio lastrada en 2023 por las ramas energéticas y agroalimentarias, de modo que el IPI retrocedió con fuerza, un 6,2% (vs. –1,4% en el conjunto de España). A pesar del fuerte repunte anotado en el arranque de 2024 (+7,3% interanual en enero vs. +3,6%), sigue muy alejado de los niveles de 2019 (–4,3% vs. –2,4%).

Las exportaciones murcianas de bienes anotaron en 2023 un retroceso algo más intenso que el del conjunto del país (–2,7% vs. –1,4%): el excelente comportamiento de las ventas de productos agroalimentarios, sobre todo frutas, legumbres y preparados alimenticios, fue ampliamente contrarrestado por el fuerte retroceso de las de productos energéticos (derivados del petróleo), lastradas por la normalización de sus precios. Con ello, superan los registros de 2019 en un 30,1% (vs. +31,9% en España).

El PIB murciano creció un 2% en 2023 y lo hará un 1,8% este año según CaixaBank Research