viernes. 12.08.2022

En las últimas décadas hemos experimentado un proceso de cambio constante en la forma de concebir las empresas y los productos. La realidad cambia a una velocidad de vértigo y las maneras de trabajar también. Esto se va a exagerar aún más tras la pandemia que hemos vivido.

 

Esto significa que, si antes las compañías precisaban personas con una gran capacidad de adaptación y la voluntad y el deseo de instalarse en una situación de aprendizaje continuo para 'estar a la última', ahora la demanda aún va a ir en aumento.

 

Nunca ha sido más cierto el hecho de que buena parte de las profesiones que veremos en los próximos años aún no existen. Ante esta necesidad continua de reinventarse, de mejorar o cambiar procesos, de variar las estrategias de negocio para poder seguir siendo competitivos surge una demanda laboral muy concreta y específica. Se trata del business designer o, traducido literalmente, al castellano el 'diseñador de negocios'.

 

El business designer es un profesional que transforma una idea en un modelo de negocio desde el concepto hasta crear un producto nuevo o rediseñar el ya existente para que tenga un lugar en el mercado. Este profesional debe tener una alta capacitación en diferentes campos puesto que debe tocar desde un plan de negocios hasta el merchandising o el marketing si hace falta.

 

Una de sus virtudes tiene que ser también la capacidad de liderazgo y de trabajar dirigiendo equipos que se van a ocupar de esta labor bajo sus órdenes. En este proceso es fundamental también ponerse en el lugar del cliente de una empresa: ver qué demanda, qué le atrae, qué cualidades aprecia del producto y cuáles no. Este profesional puede descubrir nuevos objetivos de mercado y cómo llegar a ellos no solo creando un producto atractivo o una forma de venderlo mejor, sino también cambiando las formas de crearlo dentro de la empresa.

 

Y es que el business designer no solo trabaja con el presente de una empresa sino con el futuro. Tiene que ser capaz de ver cuáles serán las tendencias de futuro en su campo y aplicarlas antes que nadie para hacer crecer a su empresa.

 

No nada fácil encontrar a business designers correctamente formados y capacitados. Y es que, de hecho, es un puesto relativamente joven pero que ya es muy demandado por parte sobre todo de grandes empresas. También es cierto que no existe una oferta formativa muy numerosa para entrar en este campo, pero sí de calidad. Conseguir una titulación en este campo en concreto da muchas posibilidades de acceder a un puesto laboral bien remunerado, reconocido y de calidad.

 

Pero no solo eso, sino que un business designer puede trabajar perfectamente de forma autónoma montando un gabinete y asesorando a diferentes compañías o realizando proyectos concretos.

 

Business design: qué es, definición y concepto
Comentarios