miércoles. 05.10.2022
INFORME

El teletrabajo pierde fuelle: solo lo practican el 4,3% de los ocupados de la Región

Actualmente, 28.500 ocupados de la comunidad trabajan desde sus casas, un 19,3% menos que hace un año.
Asian business woman talking to her colleagues about plan in video conference. Multiethnic business team using computer for a online meeting in video call. Group of people smart working from home.
Randstad destaca que el 41,5% de las viviendas en España no son adecuadas para el teletrabajo (Archivo).

Randstad destaca que en la Región de Murcia  28.500 ocupados teletrabajan de manera habitual, es decir, más de la mitad de los días que trabajan, lo hacen desde sus domicilios. Con respecto a hace un año, este volumen se ha reducido en un 19,3%, un descenso 4,7 puntos porcentuales inferior que la media nacional (-24%).

Esto significa que, en los últimos doce meses, 6.800 profesionales han dejado de teletrabajar de manera habitual en la Región de Murcia. Actualmente, el volumen de profesionales que trabajan en remoto en la región supone el 2% del total del país.

En lo que se refiere a tasa de teletrabajo, el 4,3% del total de ocupados de la Región de Murcia trabaja habitualmente desde sus casas, un porcentaje 2,6 puntos porcentuales inferior al conjunto del país. A nivel nacional, solo el 7% de los ocupados teletrabaja habitualmente.

Randstad destaca que el 41,5% de las viviendas en España no son adecuadas para el teletrabajo, lo cual no solo redunda negativamente en la productividad de los profesionales, sino también en sus posibilidades de conciliar la vida familiar con la profesional.

El estudio considera como vivienda adecuada para el teletrabajo aquella con un espacio adecuado para teletrabajar, como un despacho u oficina, es decir, una habitación que no es utilizada como dormitorio.

Por otro lado, la delimitación del tiempo del teletrabajo es uno de los principales escollos a los que se enfrenta esta modalidad laboral. El teletrabajo es una manera muy apreciada por los trabajadores para mejorar la conciliación de su vida familiar y laboral, aunque se puede llegar a empeorarla, ya que se corre el riesgo de que el tiempo de trabajo y el personal terminen mezclándose.

Las capacidades tecnológicas de los profesionales que pueden optar al teletrabajo resultan cruciales para que puedan desempeñar su labor en remoto. Esta realidad es una derivada más de la denominada brecha digital, que provoca que los profesionales que carecen de competencias digitales ven reducida su empleabilidad y, por tanto, sus oportunidades y posibilidades de desarrollo.

Randstad destaca que, apenas el 6,9% de la población ocupada teletrabaja habitualmente, es decir, más de la mitad de los días en los que llevan a cabo su profesión, un porcentaje que se traduce en 1.406.200 trabajadores en nuestro país. Ambas cifras son las más bajas desde que estalló la crisis sanitaria, siendo un 24% inferior al volumen de profesionales que teletrabajan hace un año, cerca de 1,85 millones.  

El teletrabajo pierde fuelle: solo lo practican el 4,3% de los ocupados de la Región
Comentarios