lunes. 26.02.2024

El sector manufacturero español se mantuvo en territorio de contracción en noviembre, con una disminución de la producción, de los nuevos pedidos y de la actividad de compras, así como una reducción de las existencias y del empleo respecto a los datos de octubre.

El índice PMI de actividad del sector manufacturero español del Hamburg Commercial Bank (HCOB), elaborado por S&P Global y publicado este viernes, marcó 46,3 puntos en noviembre, superior a los 45,1 de octubre, pero todavía inferior a los 50 puntos que separan el crecimiento de la contracción.

El economista jefe del HCOB, Cyrus de la Rubia, insiste en que el sector manufacturero español "sigue en marcha atrás" y el ritmo de declive de la actividad en noviembre "fue ligeramente más rápido que en el mes anterior", mientras que "los nuevos pedidos, las compras de insumos y los pedidos pendientes también están bajando, pero a un ritmo mucho más lento que en octubre".

El informe indica que la producción y los nuevos pedidos "cayeron bruscamente en noviembre". En el primer caso fue "la contracción más pronunciada de 2023 hasta la fecha" y "la séptima caída mensual consecutiva" y en el segundo, se encadenan ocho meses consecutivos de bajada.

Además, las empresas del sector aprecian dificultades para captar negocios en el extranjero, lo que provocó en noviembre una disminución de los nuevos pedidos de exportación y ya son 21 meses en esta situación. Por ello, las empresas redujeron notablemente su actividad de compras y recortaron modestamente los niveles de personal en sus plantas.

Respecto a los costes de los insumos, continuaron cayendo debido a que los proveedores redujeron sus precios por la fuerte competencia existente en el mercado, al igual que los precios de venta, que se encuentran a la baja por las condiciones del mercado.

Así, los precios medios de los insumos cayeron por noveno mes consecutivo y la tasa de deflación se aceleró hasta alcanzar su nivel más pronunciado desde julio, indican las mismas fuentes, que informan de que "una amplia gama de productos disminuyó de precio, incluidos los plásticos, el papel y los alimentos".

Sobre las perspectivas futuras, algunas empresas confían en que ocurra un aumento de la producción con respecto a los niveles actuales, pero muchas continúan expresando preocupaciones sobre el futuro. El optimismo se mantiene "muy por debajo de su tendencia histórica en noviembre".

Cyrus de la Rubia destaca que dentro de la actividad industrial, "los productores de bienes de consumo están creciendo a contracorriente" y "pueden continuar" de esta manera, pero "los sectores de bienes intermedios y de capital experimentaron nuevas caídas pronunciadas en la producción y los pedidos".

La industria sigue en negativo: reducción de pedidos y pérdida de empleo