jueves. 30.05.2024

Un aval es un contrato por el que una persona, al que llamamos avalista o fiador, se compromete a pagar o cumplir obligaciones contraídas por otra persona, el avalado, en el caso de que este no las cumpla y con el objeto de garantizar dicho cumplimiento.


Es muy común presentar aval cuando se pide un préstamo a un banco, por ejemplo. Con esto se busca demostrar la garantía de poder pagar el préstamo en los plazos acordados. Además, le da validez a la persona para conseguir el crédito de una forma más fácil que si no tuviese aval.


El aval debe prestarse de manera expresa, no puede presumirse que existe, y solo alcanza lo que contenga expresamente, no más.

 

Un aval puede ser:

  •  Convencional que es el que se presta en cualquier contrato privado.
  •  Legal o judicial cuando el aval se constituye por una decisión de un juez o por efecto de lo que disponga una Ley.
  •  Gratuito cuando el avalista presta su aval de manera desinteresada.
  •  A título oneroso cuando el avalista lo hace a cambio de un precio, es el caso del aval bancario.

¿Qué es un aval?