viernes. 02.12.2022
ENTREVISTA

Tecsumaga traslada su sede central de Vigo a Cartagena en su 25 aniversario

La compañía de mecanizados, instalada en el polígono Lo Bolarín, abrirá las nuevas instalaciones en Los Camachos

Siempre apostaron por la última tecnología y eso les ha llevado a ser un referente para clientes como la marina mercante, las grandes navieras, los astilleros de construcción o reparación de buques, o sectores como el energético; grandes plantas de cogeneración, el petroquímico o el agroalimentario, entre otros.

A principios de los años 80 el gallego Juan Manuel Pintos aterrizó en los astilleros cartageneros de Bazán después de un periplo navegando en la marina mercante. Aquí fue jefe de reparaciones y oficial de máquinas hasta que en 1988 se marchó a Vigo, su tierra natal, para desempeñar importantes responsabilidades en otra empresa del sector.

 

Sin embargo, en 1997 decidió que era el momento de emprender su propio proyecto y montó su empresa familiar en un pequeño piso. Allí nació como oficina técnica Tecsumaga. Pero las previsiones se desbordaron y enseguida llegaron más y más clientes para, entre otras cosas, la reparación de grandes motores y con ello, la expansión a Cartagena: había que atender a todos sus proyectos y clientes en el sur de España. 

 

Se instalaron en el polígono industrial Lo Bolarín, de La Unión, donde poseen cinco talleres. En este tiempo han atendido todo tipo de trabajos distribuidos estratégicamente por todo el mediterráneo, -también tienen sede en Algeciras- Tiene clientes como la Armada, (mantenimiento de submarinos) el Hespérides o compañías como Transmediterránea, plantas de cogeneración y un largo etc. Ahora necesitan crecer y han comprado otros 5.000 metros cuadrados en el polígono de Los Camachos para dar mejor servicio. En los nuevos talleres se atenderán los montajes de motores y mantendrán Lo Bolarin para los proyectos de mecanizados.

 

Pintos, que echó raíces en esta tierra al casarse con una cartagenera, es el alma mater de la empresa que ahora cumple 25 años. En la actualidad realiza labores de asesoramiento, pero sigue teniendo la vitalidad que salió de aquel piso de Redondela. Hoy atiende a Murciadiario.

 

-Cuénteme cómo ha sido esta trayectoria de 25 años...

 

Tecsumaga nace en 1997 en el entorno industrial de Vigo, con unos objetivos muy ambiciosos. En sus inicios centrábamos nuestra actividad en el asesoramiento técnico, reparaciones, mantenimientos y venta de repuestos de motores marinos, tanto de buques como de plantas de cogeneración. El rápido crecimiento de nuestra cartera de clientes nos llevó a la expansión hacia la zona del Mediterráneo; nos establecimos en Cartagena y más tarde en Algeciras. Junto con Vigo, dispusimos de tres puntos estratégicos para prestar servicios en toda la geografía nacional con la mayor eficacia.

 

Además de ampliar nuestra presencia en el ámbito geográfico, también la extendimos hacia otros sectores de la industria (petroquímica, alimentación...), así como a otros tipos de actividades, como la fabricación, el mecanizado o el mecanizado in situ, siempre con el objetivo de ser un referente allí donde estamos.

 

-En este tiempo cómo ha sido la evolución de la empresa. Cómo han abierto nuevos campos de trabajo, captado nuevos clientes.

 

La evolución que hemos tenido no se entendería sin el entusiasmo de todos los que me han acompañado en este viaje, y el afán por la excelencia que nos caracteriza desde siempre. En ocasiones, los nuevos campos de trabajo, al principio, se nos han presentado como complemento a lo que ya hacíamos, hasta que a fuerza de hacer bien las cosas, la nueva actividad adquiría entidad propia, llegando a ser parte importante de nuestro negocio.

 

Otras veces, supimos identificar áreas de mercado en las que nos sentíamos capaces de aportar un plus de calidad que no se estaba dando a un sector determinado. Atraer nuevos clientes no es fácil, sobre todo cuando afrontas nuevas áreas de negocio; para nosotros sólo ha sido posible desde la honestidad a la hora de darnos a conocer y tratando siempre de colmar las expectativas puestas en nuestro trabajo. Cuando consigues eso, a veces llega a asociarse tu nombre con sinónimo de calidad, y ahí se vuelve un poco más fácil, siempre y cuando pongas todo tu empeño en mantener tu prestigio.

 

-Creo que pretenden levantar una nueva sede en el polígono Los Camachos. ¿Cómo va ese proyecto?

 

En este momento colma nuestra ilusión. Después de veinticinco años de historia de Tecsumaga queremos que sea nuestra sede principal, trasladando a ella el domicilio social y fiscal de la compañía. Nos convertimos así, de forma oficial, en algo que sentimos desde hace tiempo: una empresa netamente cartagenera, que pone su parte para hacer de esta comarca y de esta región un referente de la industria.

 

-Hablando de ello, ¿Es importante que arranque la ZAL y se desarrollen Los Camachos?

 

Por supuesto que sí. Es de capital importancia dotar a la comarca de unas conexiones y una logística a la altura de la industria moderna, si queremos tener un sitio destacado en ella; de lo contrario competiremos en inferioridad de condiciones. Los Camachos ha de convertirse en el gran eje industrial de la comarca, ofreciendo a las empresas posibilidades de colaboración y crecimiento, teniendo acceso a servicios que supongan un impulso.

 

-Cómo les ha afectado esta pandemia del coronavirus.

 

La pandemia ha supuesto un reto, que estamos superando de forma satisfactoria. Ha habido dos aspectos importantes a este respecto, lo que ha supuesto puertas adentro, y lo que ha llegado desde fuera. Puertas adentro, con actividades tan especializadas y requerimientos técnicos tan exigentes, nuestro activo más importante es el capital humano; sufrir tantas bajas laborales por culpa de la enfermedad ha supuesto un esfuerzo organizativo constante, para seguir dando la seguridad a la que están acostumbrados nuestros clientes. Lo que nos ha llegado desde fuera ha sido sobre todo la incertidumbre que ha supuesto esta situación y que por momentos ha llegado a aplazar ciertos proyectos que teníamos en agenda. Por suerte se va normalizando la situación, que es lo que precisamos para crecer de forma sostenida y firme.

 

-¿Ha sido importante la i+d+i en el crecimiento de la empresa?

 

Desde siempre hemos apostado por tener la última tecnología que pueda ofrecer el máximo de calidad en nuestros trabajos. En cada uno de los sectores en los que tenemos presencia llevamos a gala dotar a nuestro servicio de las más modernas herramientas para su desempeño. Esto se hace evidente por ejemplo en nuestra división de mecanizados, dotada con maquinaria de última generación.

 

Otras veces no existe en el mercado una solución técnica para un trabajo determinado y es ahí donde nuestro equipo es capaz de desarrollar soluciones para satisfacer las demandas de nuestros clientes; esto es algo con lo que se encuentra a menudo nuestro departamento de mecanizados in situ, que ha de diseñar y fabricar una máquina capaz de hacer un mecanizado en un equipo de un cliente imposible de movilizar a taller, que quizá sólo sea utilizado en esa ocasión pero que debe cumplir los estándares de calidad que acostumbramos a dar. Todo ello nos hace destacar al poder ofrecer soluciones a las que otros no llegan, siendo al mismo tiempo competitivos; esto por fuerza te abre mercado

 

-¿Qué papel juega la formación de sus trabajadores?

 

Como ya he dicho, nuestras actividades son técnicamente muy exigentes. Todos nuestros trabajadores necesitan para el desempeño de su trabajo gran cualificación profesional, imposible de conseguir sólo con la formación reglada, que casi siempre han de poseer, por lo que es indispensable una formación continuada dentro de la empresa.

 

-¿Cree que el centro de FP industrial es importante para el futuro de las empresas del sector? ¿Falta mano de obra cualificada? 

 

Los continuos avances tecnológicos hacen que los trabajos técnicos sean cada vez más especializados, por lo que cualquier persona que se incorpore a este sector necesitara cierto tiempo para su cualificación, pero es muy difícil que quien no tiene cierta formación cuando emprende su vida laboral en este sector sea capaz de llegar a ser un buen profesional en él. De ahí la importancia de la FP y de que los planes de estudios se adapten lo mejor posible a las exigencias de la industria.

 

-¿Qué tipo de clientes tiene Tecsumaga (dentro y fuera de la región)?

 

Tecsumaga ha conseguido en sus veinticinco años de historia introducirse en muchas áreas de la industria, desde el sector de la marina mercante, con todas las grandes navieras que operan en nuestro país como clientes, o los grandes astilleros de construcción o reparación de buques; el sector energético, particularmente grandes plantas de cogeneración y parques eólicos en todo el país; la industria petroquímica, tan importante en nuestra comarca, también confía en nuestros servicios; el sector agroalimentario, otro pilar de la economía de la región, también forma parte de nuestra cartera de clientes; contamos con clientes del sector aeronáutico y aeroespacial; la industria manufacturera en general también cuenta con nosotros a la hora de mantener equipos o fabricar componentes o maquinaria para sus procesos; etc.

 

-¿En qué proyectos trabajan actualmente? ¿Qué sector tiene más posibilidad de crecimiento el industrial o el naval?

 

Actualmente nos encontramos en proceso de consolidar y potenciar nuestra presencia, sosteniendo así nuestro crecimiento y expansión tanto en la industria terrestre como en la naval. Uno de los campos en los que estamos incidiendo de forma notable y cosechando grandes éxitos es en el mecanizado de grandes piezas, para lo que hemos hecho gran inversión en maquinaria con la última tecnología al alcance; esta actividad la desarrollamos para ambos sectores, tanto para el industrial como el naval.

 

-¿Cuál ha sido el trabajo más complicado o pionero de la empresa?

 

Aunque es difícil decidirse por uno solo, quizás sea alguno de los mecanizados in situ llevados a cabo por nuestro departamento creado a tal fin; muchas veces, cada nuevo trabajo es único e irrepetible, siendo necesario, antes de acometerlo, un estudio exhaustivo del mismo, para diseñar la máquina capaz de llevarlo a cabo, garantizando además la seguridad de las personas. Después hay que fabricar esa máquina; estamos hablando de un trabajo multidisciplinar en el que han de intervenir varios departamentos de nuestra organización. Una vez disponemos de los medios necesarios, el mayor de los retos es llevar a término un trabajo donde no hay lugar a error.

 

-¿Cómo han compaginado la sostenibilidad y el medio ambiente con su trabajo?

 

Llevamos a gala disponer de certificación ISO 14001 de gestión medioambiental desde antes de que se considerase, de forma tan generalizada como hoy en día, la importancia y la necesidad del respeto por el medio ambiente, y cuando no era todavía un requisito habitual para contratar con grandes empresas o incluso con la administración. 

 

También somos productores de energía renovable, habiendo sido pioneros en la Región de Murcia al instalar la mayor planta fotovoltaica que nos permitía entonces la administración, sobre las cubiertas de nuestros talleres hace casi dos décadas. Fue además un proyecto íntegramente gestado en nuestra casa, ya que no se precisó de externalizar ni el proyecto técnico, que fue realizado por nuestros ingenieros, ni las gestiones con las administraciones, llevadas a cabo por nuestro departamento de administración, ni la ejecución física de la instalación, hecha por nuestro personal, interviniendo soldadores, mecánicos, electricistas, etc. Disponemos de otra instalación similar en nuestra sede de Vigo.

 

-¿Qué papel juega la RSC en su empresa?

 

Participamos de forma habitual, ayudando en aspectos de nuestra competencia, en causas e iniciativas que, a nuestra manera de ver, contribuyen de algún modo a mejorar la sociedad o al desarrollo de las personas. Una de las acciones más recientes y que más ilusión y orgullo nos han hecho sentir a mí y a todo mi equipo, fue la fabricación de varias unidades de un prototipo de respirador para su utilización en las Unidades de Cuidados Intensivos de la Región de Murcia, ante la escasez de medios que se manifestó durante la pandemia; fue un proyecto que se hizo en colaboración con FREMM y la Universidad Politécnica de Cartagena, a quien donamos las unidades para proceder a su homologación.

 

También son ejemplos de compromiso nuestra colaboración con ONG´s como DAMAN, para quienes, entre otras acciones, donamos y nos desplazamos a Senegal para el montaje de una instalación de placas solares que abastece de electricidad una escuela en un entorno rural de ese país; colaboraciones como la que mantenemos con la Asociación de Integración Social de la Fundación Tienda Asilo de San Pedro aquí en Cartagena; el patrocinio de diversas iniciativas deportivas para jóvenes, etc.

 

Ofrecemos prácticas laborales para distintos estudios de formación colaborando con entidades como la FREMM o la UPCT, y también con el Instituto Politécnico de Cartagena, con quien además de ofrecer prácticas para su alumnado, tenemos convenio para la realización de formación dual en nuestra empresa. Tenemos la calificación de Entidad Adherida a la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven de la Región de Murcia.

Tecsumaga traslada su sede central de Vigo a Cartagena en su 25 aniversario
Comentarios