jueves. 22.02.2024

Implementar un Enterprise Resource Planning o un Sistema de Planificación de Recursos Empresariales puede constituir un importante resorte de desarrollo en el ámbito digital. La elección de la opción adecuada se ha convertido en algo cada vez más determinante porque en el mercado podemos encontrar soluciones altamente diversificadas. En este sentido, es habitual que surja una duda común: ¿Cómo saber si mi ERP es el adecuado? A continuación, te proporcionamos cuatro claves para responder a esta pregunta. ¡Toma nota!

La importancia de conocer los requisitos y necesidades técnicas de nuestro modelo de negocio

El ERP perfecto es aquel que es capaz de proporcionar respuesta a los desafíos que se producen dentro de las particularidades del modelo de negocio. Una buena forma de detectar si su rendimiento a este respecto es plenamente satisfactorio es elaborar dos listados en donde se registren las características imprescindibles que debería poseer y las características deseables.

Tomar como referencia los rasgos del negocio y los objetivos definidos a largo y a corto plazo nos ayudará a trazar un proceso de selección más preciso. En este sentido, un ERP no debe ser una herramienta que deba estar configurada en base a unos dictados externos marcados por los proveedores sino que, por el contrario, debe ser, en la medida de las posibilidades, una extensión del cuore de negocio.

¿Cómo se ejercen las funciones en cada área departamental y a qué tipo de necesidades deben darse respuesta? Responder a estas cuestiones nos proporciona las bases fundamentales sobre las que debe asentarse un ERP efectivo.

Escalabilidad y flexibilidad: Elementos clave

Las empresas tienen un carácter orgánico, es decir, con el paso del tiempo evolucionan y crecen generando de forma indirecta nuevas necesidades y requerimientos. En este sentido, un ERP efectivo debe contar con una naturaleza líquida y debe contar con altas capacidades de adaptabilidad. Optar por una solución modular y autogestionable puede ayudarnos a romper con potenciales restricciones de desarrollo tanto en el momento presente como en el futuro.

En un contexto de post-digitalización, la selección de un ERP constituye un elemento clave y esencial. Las prestaciones que ponga a nuestro alcance pueden facilitar la inserción de nuestro modelo de negocio en el universo digital así como multiplicar nuestras potencialidades para extraer el máximo partido de los recursos disponibles. Contar con unas nociones mínimas sobre el tipo de tecnologías que hay disponibles dentro del ámbito de los ERP nos ayudará a identificar qué fórmulas pueden adaptarse mejor a nuestras necesidades técnicas y estratégicas. En este sentido, lo más aconsejable es recopilar información al respecto para aprovechar el alcance de las herramientas disponibles e implementar las actualizaciones pertinentes, así como contar con un asesor o proveedor especializado.

Intuitividad y accesibilidad

Los ERPs están desarrollados para brindar asistencia y facilitar la ejecución de las funciones diarias de una gran cantidad de personas. Ello implica la necesidad de universalización y las fórmulas que contribuyen a facilitar los procedimientos con independencia del perfil del profesional. El grado de efectividad que proporciona en este sentido puede verificarse tomando como referencia la opinión de las plantillas, así como el ratio de incidencias o inconvenientes que registran durante el desarrollo de sus actividades. En general, las soluciones que proporcionan una centralización de la información y favorecen el acceso a ella por parte de todos los colaboradores tienen un impacto positivo en el desarrollo del negocio.

Dar prioridad a las interfaces y sistematizaciones intuitivas y ágiles constituye un objetivo fundamental pues ello condicionará los índices de renacimiento de nuestros empleados. Aunque, naturalmente, la implementación de nuevas herramientas y recursos en el seno de la empresa exige necesariamente un período de formación introductorio para que los trabajadores puedan desempeñar sus funciones correctamente, es importante que el ERP instalado no exija demasiados conocimientos ni fases preparatorias especialmente extensas pues ello puede ser un indicio de que no cuenta con un entorno lo suficientemente ágil y accesible.

Un aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de evaluar el grado de rendimiento de nuestro ERP y sus implicaciones con el ritmo de nuestros flujos de trabajo es su facilidad para extraer información útil. Las empresas aglutinan grandes volúmenes de información por lo que la localización, organización, gestión y recopilación de datos específicos en tiempo real repercute de forma directa en el rendimiento de los trabajadores. Un buen ERP puede facilitar este tipo de operaciones.

Tu proveedor también es un factor a tener en cuenta

¿Qué proveedor es el responsable del desarrollo y configuración del ERP de mi empresa? Evaluar su grado de cualificación y tener una referencia directa sobre sus méritos y experiencia en el segmento se torna fundamental. No obstante, más allá de ello, es importante tener en cuenta que el soporte técnico y la atención al cliente, así como el servicio de asesoramiento que pueda poner al alcance de nuestro equipo puede marcar una importante diferencia. Optar por un partner de confianza que proporcione amplias garantías en materia de seguridad constituye, sin duda un elemento clave.

Marino ERP es un software de gestión empresarial desarrollado por Inology, compañía referente en el sector tecnológico fundada en 1986, que permite a las empresas maximizar su automatización de procesos, así como cubrir las necesidades específicas derivadas de su modelo de negocio y de su sector. Además, Marino ERP permite el acceso desde cualquier dispositivo móvil, para que el usuario pueda conectarse siempre que lo necesite desde su ordenador, Smartphone, tablet o PDA. Asimismo, el equipo técnico de Marino ERP está compuesto por personal especializado que acompaña al cliente en toda su experiencia, y que se mantiene a su lado gracias a un servicio de soporte técnico y de atención al cliente que mira por el bienestar de cada uno de sus usuarios.

4 consejos para saber que tu ERP es el más adecuado para tu empresa