lunes. 15.04.2024

Tras una década formando a profesionales y directivos de RSC y Sostenibilidad de las principales empresas e instituciones de la Región, el Máster en RSC (@MasterRSC_es) de la Universidad de Murcia (UMU) abre el plazo de matrícula de su XI edición.

Se trata de una formación de postgrado de referencia a nivel nacional en el que el 95% de los egresados actualmente están trabajando en temas relacionados con RSC. Considerada inicialmente una ventaja competitiva y realizada de carácter voluntario, la RSC ya se considera un activo empresarial. Las preinscripciones pueden ya realizarse a través de https://casiopea.um.es/cursospe//responsabilidadsocialxi.f, en el correo electrónico [email protected] o el teléfono 660 317 270.

Una de las alumnas de la X promoción ha sido Mª José López Fernández, jefa de Sección de Calidad y Auditoría Interna de la Agencia Tributaria de la Región de Murcia (@ATributaria_RM). Funcionaria de carrera con vocación de servicio público, inició su carrera profesional en el ámbito de la Administración Local, fue responsable de Formación Local en la CARM durante más de doce años, y desde octubre de 2022 coordina, dentro del área de Calidad y RRHH de la ATRM, el Plan de RSC, que incluye plan de comunicación interna, de acción, de creación de equipos de mejora, de formación, y de actualización y mejora de la Intranet de la Agencia. 

Graduada en RRLL y RRHH por la UMU, Mª José López forma parte de un equipo que ha sido galardonado recientemente por la mejora en la atención a los/as contribuyentes con el ‘Premio a la Calidad e Innovación en la Gestión Pública Sello de Cristal’, otorgado por el Ministerio de Hacienda y Función Pública, que reconoce la apuesta de las administraciones por mejorar los servicios públicos. 

El organismo autónomo recibió este premio en su modalidad ‘Ciudadanía’ como reconocimiento al impacto que ha tenido el Plan de RSC en la mejora de la atención a la ciudadanía, en el fomento de su participación o en una mayor transparencia en la gestión.

La ATRM inició en 2021 su estrategia en RSC, en alianza y con el asesoramiento de la Cátedra de RSC de la UMU (@Catedra_RSC), bajo la dirección de su director, Longinos Marín, y la responsable de RSC en Administraciones Públicas, Lola Abellán. 

-Defínete a nivel personal y laboral.
-La definición de una misma me resulta algo difícil, fundamentalmente porque el primer pensamiento que me surge es lo que me gustaría mejorar y no la realidad del conocimiento, experiencia y aptitudes que pueda atesorar.
Me considero una persona segura de mí misma, luchadora y responsable, agradecida con la vida, sobre todo por las personas que me van acompañando en el día a día, tanto en el entorno familiar como personal y laboral. Me gusta escuchar y debatir en buena compañía.
A nivel laboral soy muy crítica y exigente conmigo misma, con mis compromisos y tareas, lo que traslado a quien forma parte de mi entorno. Me gusta trabajar y colaborar para mantener un buen clima laboral, de participación, libertad, creatividad e innovación. No me asusta arriesgar, me gustan los cambios y también las personas que comparten su conocimiento y te ayudan a mejorar. En este sentido he tenido mucha suerte en mi trayectoria profesional.
En definitiva, soy una persona inquieta, con capacidad de adaptación al cambio, valiente y motivada ante los retos. Sobre todo, soy una persona feliz que disfruta intentando hacer felices a los demás.

-¿Qué te motivó a realizar un Máster en RSC?
-Supongo que el término Responsabilidad Social siempre lo he vinculado a la virtud de ser buena persona y al carácter vocacional que considero que debe tener el personal empleado público. Para mí, la vida y todo lo que hago tiene que tener sentido. 
La importancia del servicio público creo que no está lo suficientemente valorada ni reconocida por la sociedad, por lo que realmente considero que siempre he trabajado vinculada a los objetivos de la RSC a nivel social, medioambiental y de sostenibilidad económica. Consideré que realizar este Máster en la UMU era la oportunidad que esperaba para intentar mejorar ese concepto y especializarme en su desempeño.

- ¿Crees que la RSC empieza en uno mismo? ¿O lo impulsa el entorno laboral?
-Creo que comienza en uno mismo y, si se da la circunstancia de que coincide con la actividad laboral, pues facilita mucho la consecución de objetivos. Considero que quien no tiene unos valores éticos y un compromiso social personal le debe costar mucho entender y aplicar la RSC. Mi entorno laboral, la Administración Pública regional, debe impulsar, y así lo está haciendo, la RSC, no sólo como requisito a las empresas sino como medida para satisfacer las necesidades de la sociedad. La función de las AAPP es precisamente el bien común, por lo que deben administrar y gestionar los recursos públicos de manera transparente, ética, ágil y sostenible, lo que forma parte, indudablemente, de la RSC.

- ¿Cómo explicarías lo que es exactamente la RSC?
-Hay tantas definiciones que yo simplificaría en una sola frase: compromiso de mejora para con la sociedad, con nuestro planeta y con uno mismo.

- ¿Cuál ha sido la enseñanza más valiosa del Máster?
Es complicado poder seleccionar algo concreto. Considero que este Máster me ha aportado no sólo ampliación de conocimientos, sino apertura de miras. Quizás podría decirte que lo más valioso ha sido comprobar como el mundo empresarial, el tercer sector y el sector público tienen bastantes más cosas en común de lo que parece. Y que debemos trabajar codo con codo porque, como dice el lema, “la unión hace la fuerza”.

- ¿Cómo se lleva a cabo la RSC en tu empresa?
-En la ATRM se lleva a cabo gracias al apoyo y compromiso de la dirección y de la secretaría general, a la implicación e innovación incorporada por la responsable de Calidad y RRHH, y a la colaboración de las personas que componen el equipo y creen en el proyecto, así como la participación del personal de la Agencia.
No cabe duda que, para desarrollar la RSC, tanto en empresas como en el sector público, es indispensable el compromiso y apoyo tanto del personal directivo como de la plantilla, con el convencimiento de los beneficios y el impacto positivo que genera, tanto en la propia organización como en sus grupos de interés y en la sociedad en general.

- ¿Cuáles crees que son los principales errores que se están cometiendo en torno a la RSC?
-Uno de los principales errores puede ser llegar a confundirla con el ‘greenwashing’, puesto que parece existir una delgada línea entre éste y la RSC, sobre todo cuando se gestiona desde los departamentos de comunicación y/o de marketing. Otro error podría ser no considerar la RS como valor, como estrategia, como un modo de aprender e innovar para ofrecer soluciones diferentes a problemáticas que nos afectan a todos/as.

-Profesionalmente, ¿cómo llegaste al mundo de la Responsabilidad Social?
-Tuve conciencia de la RSC hace más de seis años en mi anterior puesto de trabajo como coordinadora de formación local, donde formé parte del equipo organizador de la jornada de presentación del primer análisis de la Cátedra de RSC de la UMU sobre el nivel de RSC en los ayuntamientos de la Región de Murcia, además de coordinar diversas acciones formativas dirigidas a ampliar conocimiento del personal funcionario acerca del impacto positivo de la Responsabilidad Social en el sector público. Aunque cuando realmente he entrado de lleno en el proyecto ha sido en el último año, gracias a un cambio de puesto de trabajo y de entorno, una oportunidad laboral en la Agencia Tributaria de la Región de Murcia que no podía dejar de aprovechar.

-Por último, un mentor profesional o personal que haya marcado tu vida. Y también un libro que nos recomiendes para estas vacaciones de verano. 
La persona que ha marcado mi vida, ha sido y es mi referente: mi madre, Consuelo Fernández. Una persona trabajadora, comprometida y responsable, representante de sus compañeras/os, defensora de los derechos de las personas y de los valores de honestidad e integridad en cualquier ámbito de la vida. 
Como mentor profesional, Pedro García Morales, funcionario con Habilitación de Carácter Nacional, fue el secretario general del ayuntamiento de Santomera, con quien comencé mi etapa como funcionaria de carrera. Un profesional experimentado que compartió conmigo sus conocimientos, creyó en mí, y me animó a continuar en la línea de mejora continua y promoción profesional.  

Para estas vacaciones recomendaría mis dos lecturas más recientes:

La primera, vinculada a la sostenibilidad y las agendas urbanas, en la que he tenido la oportunidad de participar. “Desafíos sociales y urbanos en el horizonte 2030”, de Jaume Blancafort y Pilar Ortiz, editado por Tirant humanidades (2023) donde se definen y plantean vías para abordar los principales retos sociales (educación, pobreza, función pública, gobernanza, reforma laboral o fiscalidad), y en su segunda parte se enfoca hacia el entorno urbano y medioambiental, encuadrándose en su construcción física en relación con el cambio climático, el agua y la sostenibilidad, entre otros.

La segunda, vinculada a nuestro bienestar. “Cronobiología: una guía para descubrir tu reloj biológico”, de Juan Antonio Madrid, director de la Cátedra del Sueño de la UMU. Sus páginas nos revelan una nueva dimensión de la vida y del tiempo.

"La RSC en la Agencia Tributaria es sinónimo de transparencia, ética y sostenibilidad"